Tecnología gallega al servicio de las nuevas formas de pago

Mientras las alternativas al dinero contante y sonante calan lentamente entre los consumidores gallegos, Galicia patenta tecnología pionera en sistemas de reconocimiento facial y uso del coche como medio de pago


Vigo / La Voz

¿Es posible desenvolverse sin dinero en el bolsillo? Siempre que haya dinero en el banco, sí. La tecnología va encaminada a eso, aunque el gusto por las alternativas tecnológicas (desde la tarjeta hasta el teléfono) va por países, barrios y, sobre todo, por edades.

El dinero en efectivo todavía sigue siendo la forma de pago más habitual de los españoles, y más aún de los gallegos, que figuran en todas las estadísticas entre los que menos recurren al uso de dispositivos electrónicos para abonar sus transacciones, con un elevado componente de desconfianza hacia las tecnologías, como principal causa explicativa.

Hay muchos estudios de mercado sobre el tema. Uno de los más recientes, el Índice de Ciudades Cashless de Mastercard elaborado por Alpha Research, presentado este mes, detecta un incremento creciente de las alternativas tecnológicas. Tras recopilar las opiniones de 3.000 personas de diez ciudades españolas (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Murcia, Vigo, Palma de Mallorca, Zaragoza y Málaga), constata que los menores de 35 años realizan un 80 % de sus compras con tarjeta, mientras que solo el 20 % corresponde a retiradas de efectivo en cajeros.

Cambio generacional

El cambio generacional está propiciando que los pagos con terminales móviles tengan cada vez más peso. Y mientras a pie de calle los consumidores gallegos más jóvenes van abriendo camino, la comunidad lidera proyectos de innovación pioneros para el desarrollo de nuevos sistemas de pago y algo tan importante como que las operaciones se realicen de forma segura.

Dicen los entendidos que el negocio del reconocimiento facial apunta al cielo. Según datos del International Data Corporation (IDC), el mercado de la seguridad biométrica moverá 26.500 millones en el 2021, y ese año el 50 % de las transacciones electrónicas se basarán en estas técnicas como protocolos de autentificación.

La identificación biométrica es un mecanismo con futuro para las plataformas de pago a través del móvil, pero sobre todo en materia de ciberseguridad.

Y esa es la línea que ha elegido un equipo de ingenieros del Centro Tecnológico de Telecomunicaciones Gradiant para desarrollar un sistema pionero que salvaguarde la identidad de los clientes y garantice la seguridad de las operaciones financieras.

La gran novedad respecto a sistemas ya en uso es que utiliza una tecnología para comprobar la identidad de una persona contrastando su imagen con la de su DNI o pasaporte en tiempo real, desde su ordenador, tablet o smartphone.

Funciona del siguiente modo: la identificación de las personas se realiza a través de la cámara del ordenador o del móvil y el envío de una fotografía de su DNI o pasaporte. «A partir de esas dos imágenes, las técnicas de verificación del centro tecnológico comprueban en tiempo real si se trata de la misma persona», explican los ingenieros de Gradiant.

El sistema diseñado, y que ya está en fase de prueba por parte de la gran banca española y alguna entidad norteamericana -cuyos nombres omiten los investigadores por estar sujetos a acuerdos de confidencialidad- es prácticamente perfecto. No cabe margen de error.

A partir de ahí, el campo de operaciones que se abre es ilimitado.

Coche monedero

Pagar con el teléfono móvil, en realidad, no tiene mucha ciencia. No hace falta más que un smartphone habilitado para dar órdenes a la terminal TPV de la tienda en la que se va a comprar. Pues eso mismo es lo que van a poder hacer todos los nuevos modelos del grupo PSA que salgan al mercado a partir del año que viene, porque estarán equipados de serie con la tecnología Car Easy Apps, desarrollada íntegramente en Galicia, que entre otras, tendrá esa utilidad.

¿Cuál es la novedad que aporta Car Easy Apps a la conducción de los modelos de PSA? «En el ecosistema del vehículo conectado, el cliente [conductor] está en el centro y, a través de su móvil, interacciona con el automóvil», explican fuentes de los investigadores que lideran este novedoso proyecto.

Esta interacción hará posible que, de manera ya inmediata, los coches puedan ejercer como terminales de pago, como ahora lo son los teléfonos móviles. De este modo, el automóvil podrá ejecutar acciones como el abono del peaje de la autopista sin necesidad de incorporar un dispositivo específico en la parte frontal, como hasta ahora.

Del mismo modo, nuestro coche podrá cargar en la cuenta del titular del vehículo la cuota de estacionamiento (párkings, zona azul...) o abonar la factura de la gasolinera.

Los ingenieros de Gradiant muestran cómo funciona el sistema de reconocimiento facial que identifica el rostro del cliente y puede realizar el cargo automático en la tarjeta.

Los ingenieros de Gradiant muestran cómo funciona el sistema de reconocimiento facial que identifica el rostro del cliente y puede realizar el cargo automático en la tarjeta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Tecnología gallega al servicio de las nuevas formas de pago