Galicia abraza con fuerza la pasión por la industria del sol

F. Fernández REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Juan Salgado

La comunidad ya es líder en instalaciones de autoconsumo fotovoltaico; la supresión del impuesto que lo gravaba revolucionará aún más el sector

15 nov 2019 . Actualizado a las 18:35 h.

Se ve que los gallegos tienen ansia de convertir su casa en una pequeña central de generación eléctrica, eso sí, con fuentes tan naturales como el sol, para producir y consumir su propia electricidad. Porque resulta que la comunidad es la tercera de toda España que más instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo tiene, con 87, solo por detrás de Cataluña y de Andalucía. Pero es que, además, es la primera en potencia instalada, pues esas minicentrales solares suman 5,8 megavatios, más que ninguna otra autonomía.

Que la soleada Andalucía figure en los puestos de cabeza en ese ránking parece lógico, pero ¿Galicia? Pues sí. Lo dicen esas estadísticas de la asociación nacional de productores e inversores de energías renovables (Anpier), que aclara que en el recuento son todas las que están, pero no están todas las que son. O sea, que hay muchas más instalaciones de autoconsumo que no están registradas. Y no lo están seguramente por miedo. Porque el exministro de Industria José Manuel Soria convirtió a los autoconsumidores en casi en unos proscritos al impulsar una normativa que acabó penalizándoles. Soria creó en el 2015 el impuesto al sol, impuso unos peajes que tenían que pagar aquellos que mantuviesen la conexión a la red general, la usasen o no. También eliminó la posibilidad de lo que se denomina balance neto, que no es otra cosa que recibir algún tipo de compensación por la electricidad que generaban sus paneles, que no utilizaban y que regalaban al sistema eléctrico.

Ese impuesto no animó precisamente al desarrollo de una tecnología que tiene todo el sentido en el país del sol. Tampoco ayudó en absoluto el parón renovable instaurado a partir del 2013, cuando el mismo Soria se cargó las primas que recibían estas tecnologías para frenar el déficit del sistema eléctrico.