Una nasa médica para combatir el cáncer de ovario

Ocho hospitales españoles testan en un ensayo clínico el dispositivo ideado por Nasasbiotech; la firma gallega ha logrado financiación de fondos internacionales para completar su desarrollo hasta aterrizar en el mercado


Redacción / La Voz

Hay empresas que son mucho más que eso. Su razón de ser esconde un proyecto de vida y por eso su devenir, el éxito de su trabajo, trasciende de lo puramente mercantil. Nasasbiotech es una de ellas. La empresa gallega especializada en el desarrollo de tecnologías y tratamientos contra el cáncer atraviesa un momento crucial para su futuro: 23 pacientes de ocho hospitales españoles testan hoy en un ensayo clínico de fase uno el dispositivo contra el cáncer de ovario con el que nació todo este proyecto. Y que explica incluso el nombre de la compañía.

Nasasbiotech nació como un proyecto de investigación en el 2012. El fondo de ciencia de la Fundación Barrié de la Maza decidió apoyar una idea totalmente disruptiva en la lucha contra el cáncer de ovario: en lugar de matar las células tumorales con un veneno (la quimioterapia), los impulsores del proyecto se proponían cazarlas. Pescarlas en realidad. De ahí el nombre de Nasas.

La analogía con el mar es evidente. La tecnología creada por la biotecnológica gallega combina un elemento físico, un dispositivo que porta el paciente (una suerte de jaula), y un componente biológico que opera como un cebo. «En el caso del cáncer -explica el CEO de la empresa, Álex de la Fuente-, observamos que los tumores primarios van a metastatizar siempre a los mismos órganos. Nosotros no queremos matar a la célula tumoral, lo que queremos es darle justo lo que le gusta. Nuestra estrategia es llevar a todos los cangrejos (el cáncer) a una nasa, y si los tienes a todos allí localizados viene el cirujano, retira la nasa y retira la enfermedad», explica gráficamente.

Contener la metástasis representaría un avance médico cualitativo por cuanto el 90 % de las muertes en caso de cáncer se deben al avance de la enfermedad. «Con un tumor localizado, las probabilidades de supervivencia con una cirugía son altísimas», explica De la Fuente.

Nasasbiotech se constituyó como empresa en el 2014 porque sus creadores, «un grupo muy valiente», decidieron no licenciar [vender] su investigación, un paso frecuente en este sector. La firma ha despertado un enorme interés en la industria. De hecho, hace unos meses cerró una ronda de financiación internacional que le ha proporcionado los fondos económicos para completar las cuatro fases del ensayo clínico obligatorias hasta desembarcar en el mercado, un proceso lento y enormente costoso, lo que da cuenta de las expectativas generadas por la investigación desarrollada en Galicia.

Sensibilidad a la hora de hablar de las expectativas de su trabajo

Los responsables de Nasasbiotech son muy cautos. No quieren levantar expectativas en un tema tan sensible como el de esta enfermedad, habida cuenta de que a su dispositivo contra el cáncer de ovario aún le queda concluir la primera fase del ensayo clínico (prevista para finales del 2019), después de la cual vendrán otras tres fases más. En el mejor de los casos, a su tecnología aún le quedan unos cuantos años antes de aterrizar en el mercado, por lo que en la firma piden «sensibilidad».

Su investigación, así las cosas, ha ido recibiendo apoyos relevantes. Primero de la Fundación Barrié, presente en el capital de la firma. Después del Sergas, que se convirtió en el primer servicio autonómico de salud en entrar en el capital de una compañía de estas características. «Eso da cuenta de su implicación en este proyecto», arguye el CEO de Nasasbiotech. Y, finalmente, de los inversores, que han puesto mucho dinero para que este trabajo vea la luz. «Son especializados y saben muy bien dónde meten su dinero. Solo apuestan por proyectos que consideran con recorrido», precisa.

Mientras el dispositivo sigue su recorrido, los investigadores de la firma trabajan ya en otros proyectos que, al igual que el original, parten de un principio irrenunciable: aportar una aplicación clínica a la medicina. Uno de ellos es una investigación para buscar biomarcadores para el cáncer colorrectal. En Nasasbiotech las cabezas no descansan.

«El flujo de información con los oncólogos es clave para avanzar»

M. Blanco

Álex de la Fuente habla con una pasión contagiosa. Tras una hora de charla con él, no resulta difícil entender por qué Nasasbiotech ha despertado tanto interés.

­-La empresa tiene sede en A Coruña pero están en el Clínico de Santiago, ¿por qué?

-La sede está en A Coruña a modo de agradecimiento al apoyo de la Fundación Barrié, pero por el tipo de muestras que trabajamos, de pacientes, y la necesidad de estar en permanente contacto con los oncólogos, necesitamos tener como espacio físico de trabajo el Clínico de Santiago. El flujo de información con los oncólogos es clave para avanzar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Una nasa médica para combatir el cáncer de ovario