Tablas de Baralla para muebles que fabrican Marruecos y China

La compañía, que exporta el 50 % de la producción, busca ahora mercados en España; factura tablas y tablones, además de comercializar astillas para calefacciones industriales, entre ellas de granjas avícolas


Lugo / La Voz

Carronza acaba de dar el paso para completar el proceso productivo en la transformación de la madera. En el 2003 empezó a operar como comercializadora de pinos que extraía en el monte y este año inauguró la planta de A Mocha, en Baralla, en la que entran a diario 250 toneladas de materia prima y que empezó a funcionar hace meses. La transforma en astillas para calefacciones de tipo industrial (granjas avícolas y ayuntamientos, entre otros), tablas para embalaje y tablón para fabricar muebles.

El 50 % de la producción la exporta a países como Marruecos, China y, desde hace no mucho, a Japón. Ahora, cuando se ha empezado a recuperar el sector del mueble, pretende consolidarse en el mercado nacional.

La asignatura pendiente de la compañía que puso en marcha José Manuel Díaz González, que empezó su vida profesional como miembro de una brigada forestal, es en estos momentos completar el ciclo con la fabricación de pellets. Abordará esta fase en cuanto sitúe en plena producción la planta de Baralla, que está funcionando actualmente al 50 % de su capacidad. A principios de año, Díaz González cuenta que esté a pleno rendimiento.

Dos turnos de producción

Para poner la planta a funcionar con toda su capacidad y transformar más de 500 toneladas al día, Carronza tendrá que contratar personal y poner en marcha un segundo turno. Según los cálculos del empresario, los 24 operarios actuales se convertirán en 40. El 90 % de la plantilla reside en Baralla.

El pasado como miembro de una brigada forestal del gerente de Carronza ha marcado la trayectoria de la compañía desde sus inicios. De aquella etapa, según Díaz González, aprendió que la ordenación del monte era una premisa para evitar los incendios forestales. De hecho, en la división de silvicultura, que cuenta con ocho operarios, además de podas, clareos y cortas, también realiza plantaciones en las fincas que quedan libres, después de retirar la madera.

Los pinos que adquiere directamente la empresa de Baralla no son suficientes para suministrar a su planta de A Mocha, con lo que recurre a otros maderistas para contar con la materia prima necesaria. Según el gerente, con las cortas que realiza por toda Galicia, fundamentalmente en la provincia de Lugo, solamente cubre una quinta parte de las 250 toneladas que procesa a diario.

Un ambicioso proyecto con base en Nadela que se tuvo que reestructurar

Carronza fue una de las empresas que presentó oferta para comprar las instalaciones de la antigua Tablicia cuando estaba en concurso de acreedores. La subasta de la fábrica de tableros coincidió en un momento en el que la empresa de Baralla se planteaba la necesidad de crecer y ampliar horizontes, completando el proceso productivo. Corría el año 2014.

Finalmente, la planta de Nadela la compró Tableros Hispanos y la compañía lucense, que hasta entonces estaba centrada en la silvicultura, decidió construir su propia planta de procesado. Optó por las tablas y los tablones y las astillas. En la próxima fase prevé aprovechar el serrín.

La empresa utiliza la corteza de los árboles como combustible para los secaderos de la madera. Todo el proceso está automatizado, después de la inversión realizada en maquinaria de última tecnología.

En la oferta que presentó a los administradores concursales por la antigua Tablicia, Carronza, que suministró madera a la industria, proponía la creación de una planta de pellets, que iba a funcionar de forma paralela a las líneas de tableros.

Actualmente, José Manuel Díaz González no se plantea la fabricación de tableros. «No tiene sentido, en la antigua Tablicia sí porque era a lo que se dedicaba». La fabricación de pellets, incluida en la oferta presentada, figura ahora en los planes de la compañía.

«En el monte no quedará pino en cinco años y tendremos que ir al eucalipto»

D.C.

Carronza quiere que toda la madera que entra en sus instalaciones de Baralla salga transformada. Este objetivo confía en conseguirlo a medio plazo, al igual que ampliar mercados. El nacional es el prioritario, después de haber conseguido que el 50% de la producción tenga como destino la exportación.

­-¿Cómo se encuentra el sector de la madera?

-La madera está en auge y los precios repuntando. Pero también tendremos un serio problema dentro de unos años. Y es que se está cortando mucho pino, pero en esas fincas se está repoblando eucalipto.

­-¿En qué plazo?

-Calculo que en no más de cinco años nos encontraremos ante esa situación.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Tablas de Baralla para muebles que fabrican Marruecos y China