Xaraleira se lanza a la cría de peces y gambas ornamentales

La empresa pontesa mantiene su granja de roedores con destino al mercado de mascotas; la firma aprovechará el calor de las camas de las ratas para su nuevo proyecto


Ferrol / La Voz

En la granja que la empresa Xaraleira tiene en As Pontes se crían cada mes unos 200.000 roedores que se venden como mascotas y también para alimento de otros animales. Con ese negocio plenamente consolidado, el propietario de la compañía, José Manuel Vilaboy, se ha lanzado a diversificar, para producir tanto insectos como peces y gambas de acuario. Lo que inicialmente comenzó como una afición se ha convertido en la última aventura empresarial de un emprendedor que no deja de buscar nuevos segmentos.

Los últimos movimientos normativos, que cada vez restringen más los movimientos de agua entre países, junto con las nuevas modas en cuanto a los animales de acuarios, lo llevó a animarse a producir pequeñas gambas -denominadas caridinas y neocaridinas- de una amplia gama de colores. «Cada tanque de 180 litros puede criar entre 400 y 500 gambas al mes y nosotros tenemos 200 tanques. Además, contamos con otros 200 de 50 litros, que es en donde estamos experimentando con los peces», explica el propietario de la empresa al respecto.

En esta primera fase del proyecto, Xaraleira ha invertido 100.000 euros, aunque está a la espera de construir otras dos amplias naves que aunque iba a dedicar a la cría de roedores, finalmente las centrará en la producción acuícola. El plan de negocio que está diseñando para materializar este proyecto está presupuestado en 400.000 euros, aunque todavía puede variar.

Si bien en el caso de las gambas para los denominados acuarios bonsai la producción ya ha empezado a salir y está dedicada al mercado nacional, en el caso de los peces, las previsiones que maneja Xaraleira es que sea el año que viene cuando comience la comercialización.

La fortaleza del agua

Entre las fortalezas que destaca José María Vilaboy para emprender este negocio se encuentra la composición del agua, elemento indispensable en la producción. «Galicia tiene un agua ácida y eso es muy bueno, porque si quieres convertirla en alcalina, es fácil. Si fuese al contrario, sería un proceso muy costoso», explica. También es necesario para la cría disponer de una fuente de calor. «Nosotros lo vamos a obtener de la cama de los animales de la granja, a través de la biomasa», en un claro caso de aprovechamiento de los recursos en el ciclo de producción. Los primeros pasos están dándose con resultados satisfactorios para la compañía.

La firma se ha iniciado también en la producción de varios tipos de insectos

La cabeza de José María Vilaboy no para. Hace dos años, con la cría de los roedores consolidada -se destinan fundamentalmente a Portugal, Francia, Reino Unido y Emiratos Árabes, en este último caso a través de un intermediario- Xaraleira se embarcó en un proyecto para la cría de insectos que sirvieran para el control de plagas y también como alimento para los peces. La prohibición de la Unión Europea en el uso de descartes de la pesca para elaborar los piensos para la acuicultura impulsó el uso de otros animales como alimento para los peces, en concreto, los insectos. «La única proteína viable ecológicamente para dar de comer a esos peces es la de los insectos», asegura Vilaboy.

Gran proyecto en francia

Pero la decisión del Gobierno galo de poner en marcha una inversión de 72 millones de euros para crear una macroplanta de producción de insectos, junto a la coincidencia de la puesta en marcha del otro proyecto de los peces y gambas de acuario, hizo replantearse la estrategia a Xaraleira. Por otro lado, también la «propia necesidad de generar dinero para recuperar las inversiones» enfrió un poco la producción de insectos, aunque se ha puesto en marcha con unas dimensiones y pretensiones más modestas de las inicialmente diseñadas. No obstante, no se encuentra ni mucho menos descartado en el catálogo de productos de la empresa.

«Aquí se habla en femenino, de 15 trabajadores solo somos tres hombres»

Beatriz Couce

La trayectoria de Xaraleira es la historia del tesón de José María Vilaboy por demostrar que desde su tierra natal, As Pontes, se pueden hacer negocios punteros y de su inquietud por crecer apostando por nuevos segmentos. Su crecimiento sostenido le valió durante varios años el calificativo de empresa gacela y, aunque ha templado la expansión, continúa en esa senda.

­-¿Cuántas veces le preguntaron si estaba loco por montar una empresa como esta en el rural pontés?

-Muchas, pero demostramos que era posible. Y quiero decir que esta es una empresa en la que se habla en femenino. De quince trabajadores, solo tres somos hombres. Algunas han empezado a tener hijos y no es ningún problema. Claro que se puede conciliar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Xaraleira se lanza a la cría de peces y gambas ornamentales