De la soldadura para el naval a hacer despegar aviones

Con cuarenta años de historia, este grupo de empresas nacido como cooperativaha sabidoobservar el entorno para crecer abriendo Hoy da trabajo a 250 personas


Redacción / La Voz

Inconel. El nombre no es popular, pero es fundamental para la industria al ser una familia de súper aleaciones empleadas para construir equipos expuestos a condiciones extremas. Por eso, es usado en el sector aeronáutico para construir aviones; en el aeroespacial, para hacer cohetes, o en Fórmula 1, para construir equipos. No es fácil manejarlo. Requiere un alto grado de especialización y conocimientos muy avanzados. Ganaín, un grupo de empresas -Talleres y Montajes Ganaín, Calderería Naval del Miñor, Gallega Mecánica, Ganaín Lusitania y Grupo Ganaín- expertas en ingeniería de fabricación, es una de las compañías que puede hacerlo. Nacida en 1978 en el seno del sector naval, ha sabido diversificar su actividad. Ahora está homologada como proveedor para el mecanizado de discos de inconel para turbinas de aviones. Produce más de 1.000 al año.

Pero los trabajos para el sector aeronáutico son solo uno de sus fuertes. Aunque en los últimos dos años, como apuntan desde la empresa, «ha triplicado sus ventas en el sector en general (ahora el aeronáutico representa el 10 % de la facturación) y la previsión es la de continuar creciendo de manera sostenida», no hay que olvidar las otras líneas de negocio de una compañía que da trabajo a 250 personas en sus plantas de Mos, Vincios o Portugal. Porque Ganaín, con una capacidad para fabricar equipos complejos y estructuras de hasta 100 toneladas, también opera en la construcción de líneas de fabricación para sectores que van desde la automoción a la alimentación. Son expertos en soldadura de acero al carbono, inoxidables, dúplex u otros materiales especiales. Además, desarrolla equipos complejos para el sector off shore eólico y, de hecho, en los últimos dos años ha logrado homologarse como proveedor de la industria eólica con un crecimiento mundial cada vez más rápido. Como prueba, está su participación en los principales proyectos de energía eólica marina desarrollados en Galicia, entre ellos la plataforma Magallanes.

Aunque nacida en Vigo, Ganaín exporta el talento gallego por todo el planeta. En el sector naval, por ejemplo, el 70 % de sus ventas son para clientes que están fuera de nuestras fronteras. Porque el extranjero es uno de sus principales mercados. Desde hace años, compañías de estados como Alemania o Noruega figuran entre su cartera de clientes. Pero además es uno de los principales proveedores del sector naval gallego. Hasta Rolls Royce ha recurrido a Ganaín para encargar piezas.

Una empresa 100 % gallega que continúa en manos de sus fundadores

Cuatro décadas después de su fundación, Ganaín es un grupo de empresas de capital 100 % gallego que continúa en manos de sus fundadores. Mucho esfuerzo es el que hay detrás. Son cuarenta años de trabajo desde un día de 1978 en el que cinco trabajadores del sector naval vigués decidieron montar una cooperativa especializada en lo que mejor conocían, el naval. Pero aquellos hombres eran curiosos, miraban alrededor y apostaron por diversificar. Antes de diez años, la automoción era ya otro de los sectores en contribuir de modo relevante a su facturación.

Viendo su crecimiento y los planes de futuro que fueron dibujando, en 1987 pasaron a ser una sociedad anónima que dio pie a la creación de un grupo de empresas especializadas. En 1998, comienza a separar sus actividades por áreas concentradas en dos empresas: Talleres y Montajes Ganaín y Calderería Naval del Val Miñor. En el 2001 es cuando se crea GAME, Gallega de Mecanizados, dedicada a los servicios industriales y al mecanizado de piezas para la industria como, por ejemplo, las turbinas para los aviones.

Dos años más tarde es cuando empieza a consolidar su presencia en el mercado internacional y ya en el 2009 Ganaín Lustania inaugura en Valença do Miño sus talleres. Ahora están escalando puestos en el sector aeronáutico, donde han obtenido contratos de grandes compañías del ramo a nivel mundial.

«Estamos cada vez más orientados a fabricar equipos donde generar valor»

María Cedrón

Son muchos los pasos que ha dado Ganaín en sus cuarenta años de historia. Pero aún tiene pensado dar muchos más. Su director general, José Antonio Camblor, mira al cielo y habla de sus planes de futuro.

-El aeronáutico representa un 10 % de sus ventas totales, ¿cuál es su perspectiva en ese campo?

-Las perspectivas de crecimiento a nivel global para ese sector son muy interesantes. Y vamos a estar ahí. Competimos con empresas punteras y eso nos hace mejorar día a día. Además, Galicia está haciendo un esfuerzo importante por la industria aeronáutica apoyado por la Administración autonómica. Confiemos en que continúe haciéndolo porque será bueno para las empresas y para la generación de empleo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

De la soldadura para el naval a hacer despegar aviones