Turismo de recursos naturales

Localidades como Durham, apenas un tercio de la provincia de A Coruña y con 826.000 habitantes, buscan en el turismo una opción para que crezca su economía

.

Un macroproyecto turístico basado en los recursos naturales y patrimoniales está en marcha en el condado de Durham, noreste de Inglaterra. Un territorio equivalente a algo menos de un tercio de la provincia de A Coruña con una población de 826.000 personas y que se ha visto fuertemente sacudido por la crisis económica. ¿La solución? Un plan turístico que será evaluado en el 2020 y con el que esperan llenar las arcas privadas de un sector que agrupa a 536 alojamientos (más de la mitad, cottage y apartamento de alquiler completo por períodos mínimos de una semana en temporada alta).

La oferta de ocio se basa en 70 atracciones de todo tipo, que complementan la oferta patrimonial, a su vez encabezada por la catedral, hoy anglicana, y que está declarada patrimonio de la humanidad. En efecto, en la propia ciudad (la mitad de Santiago y que al igual que esta acoge una universidad de renombre) ha recibido en el 2016 un total de 4,2 millones de visitantes, lo cual se ha traducido en un movimiento de 247 millones de euros.

Si bien las cifras de gasto (más de 66 millones de euros en el 2016, último año del que se facilitaron cifras oficiales) son muy superiores a las gallegas, la cuantificación de las visitas y los retornos resultan más complejos de entender porque, sin duda, la metodología empleada es distinta. De hecho, fuentes oficiales de Visit County Durham (el organismo que promociona el turismo) reconocen que tan solo hay 11.158 empleos generados por el sector, una cifra muy baja.

Paralelamente, la cercana localidad de Bishop Auckland da forma en estos momentos la otra pata de la mesa: el Auckland Project, que con financiación privada está rehabilitando dos edificios (el primero, la Spanish Gallery, se inaugura este año) y en breve empiezan las obras en otros dos.

En total, unos 200 millones de euros que esperan recuperar rápidamente puesto que cada año a partir del 2019 confían en que pasen por esa localidad un poco mayor que Betanzos en tamaño 200.000 visitantes. Y en Gran Bretaña se paga, y mucho, por entrar en cualquier monumento. Tanto la Diputación de A Coruña como el Xacobeo mantienen contactos con el Auckland Project y todo indica que en otoño derivarán en varias iniciativas conjuntas. Por cierto, que ya hay un nexo de unión simbólico: el Bowes Museum, en el condado, alberga un San Jerónimo del pintor barroco ourensano Antonio de Puga. Curiosidad: llegó allí vía Madrid en el siglo XIX.

En cualquier caso, el punto débil, al igual que en Santiago, es la estancia media: dos noches. Su otro punto débil, y en este no hay comparación posible con gran ventaja para Galicia, es que el 7 % de sus visitantes pasan allí al menos 24 horas. Eso sí, con un gasto muy elevado (el 40 % del total) que se reduce a 27 euros por persona y día para quienes no pernoctan en el condado.

Con cierta humildad, desde los organismos oficiales reconocen que les queda mucho por mejorar: mientras las atracciones, la limpieza y la señalización reciben el aprobado general de quienes se llegan a esa zona tan cercana a Escocia y famosa por sus impresionantes castillos costeros, la limpieza de los cuartos de baños públicos, el propio transporte público y la experiencia de hacer unas compras distintas a las de otras partes de la isla no reciben el aprobado. A lo cual hay que añadir otro suspenso, según detectan las encuestas: la vida nocturna. Y es que los ingleses continúan acostándose temprano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Turismo de recursos naturales