La gallega que transporta los muebles de la sueca Ikea

De familia numerosa, sabe lo que es trabajar en equipo. Brava como el Atlántico, el océano que baña sus universos vitales, su arrojo le ha llevado a tener tres empresas con solo 25 años. La última, la niña de sus ojos, se llama Goi, un híbrido entre operador logístico y empresa tecnológica, líder del mercado nacional en su sector.


Yaiza Canosa Ferrío (A Coruña, 1993) se crio entre el barrio coruñés de Elviña y la localidad de Cee. Licenciada en ADE y con un MBA, Gluework y Withmenu son sus otras dos ‘criaturas’.

-¿Cuál diría que ha sido la clave de su fulgurante éxito? ¿Quizás haber cubierto un vacío?

-Digamos que hemos mejorado un servicio que ya había. Lo hemos optimizado. Le hemos dado al cliente la posibilidad de que elija el cómo, cuándo y dónde. Unificamos, profesionalizamos y digitalizamos el transporte de mercancías voluminosas, con el que no trabajan empresas como Correos o Seur.

-No estamos hablando solo de muebles...

-No solo, aunque trabajamos mucho con home delivery, y entre nuestros clientes grandes se encuentran firmas como Ikea o Leroy Merlin, también enviamos maquinaria de hospitales, bobinas...

-Envío y algo más...

-Damos un servicio integral. Envío, montaje e instalación.

-Goi nació como un proyecto de economía colaborativa, algo así como el Bla Bla Car de los paquetes...

-Esos fueron nuestros orígenes, poner en contacto a particulares que querían enviar tal o cual cosa y a viajeros que estuviesen dispuestos a transportarlo, un servicio orientado al consumidor final. Pero los clientes nos empezaron a pedir lo que somos ahora, una empresa B2B.

-Ya han asomado la patita en los países vecinos...

-El 2019 será el año del comienzo de nuestra expansión internacional. Portugal y Francia, los primeros. Ambición no nos falta.

-Y números que respalden esas ansias de crecimiento, tampoco.

-La verdad es que se han superado todas nuestras expectativas y eso reconforta. Es como la recompensa al trabajo bien hecho. Ahora mismo nos movemos en cifras de facturación millonarias, por encima de los seis dígitos. Tenemos a 35 personas fijas en Madrid y seremos 60 al terminar el año, colaboradores aparte. De hecho, estamos en plena búsqueda activa de trabajadores.

-¿Hasta qué punto es importante en Goi el concepto equipo?

-Lo es todo. En esta vida no puedes hacer nada solo. Ni siquiera tocar la guitarra. Alguien tiene que cortar la madera, guiarla, ponerle las cuerdas... Las personas son, junto a la tecnología, nuestro mayor activo. Nos retroalimentamos unos a otros. Eso lo cuidamos mucho.

-¿Alguna vez se han sentido, salvando las diferencias, como Uber o Cabify compitiendo con los taxistas?

-¡Qué va! Claro que somos competencia, pero en ningún caso se podría hablar de deslealtad. Es más, animamos a las pequeñas empresas y autónomos que prestan servicio de entrega de paquetes a que se unan a nosotros, porque mejoraremos sus condiciones.

-En una charla colgada en Youtube, se refiere al proceso de emprender como algo parecido a enamorarse. ¿Cómo es eso?

-Es que hay etapas. Igual que acabas de conocer a una persona y no le propones matrimonio de inmediato, no puedes tener una idea y volverte loco buscando financiación. Todo tiene su momento y hay que descubrir muchas cosas por el camino, por ejemplo, saber gestionar la incertidumbre y la frustración. Yo digo que un producto mínimo viable que sale al mercado es como una primera cita, hay que ver el encaje que tiene, como en una pareja, igual.

-¿Qué significa Goi?

-Es una palabra vietnamita, que viene a ser algo así como ese paquete especial de una mudanza, que tiene valor sentimental. Además de preciosa, me parecía que hacía un juego de palabras con el término inglés ‘go’. Encajaba perfectamente con la idea del proyecto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Comentarios

La gallega que transporta los muebles de la sueca Ikea