Ocho subidas de impuestos para pagar la agenda social del Gobierno

MERCADOS

MABEL RODRIGUEZ

Las medidas fiscales anunciadas permitirían elevar la recaudación en 9.700 millones al año, según los técnicos de Hacienda. El gran objetivo es conseguir más fondos para pagar pensiones

23 jul 2018 . Actualizado a las 08:24 h.

Las malas noticias, primero. Es lo que ha debido pensar el Gobierno que, antes de desgranar las medidas de gasto que incluirán los Presupuestos Generales del Estado -que son las que acabarán definiendo su proyecto político-, ha ido deslizando una retahíla de nuevos impuestos (o de subidas fiscales) con las que quiere financiar esa agenda social. De acuerdo al discurso oficial, se trata de medidas quirúrgicas que se centran en la fiscalidad de las grandes empresas y que no afectarán al ciudadano de a pie. Por ello, han renunciado a tocar el IRPF y el IVA, aunque la subida de la tributación del diésel y la posibilidad de que las compañías afectadas trasladen el coste de esos nuevos impuestos a sus clientes amplifica el impacto de las medidas.

Estas son las principales modificaciones tributarias anunciadas hasta la fecha por el Ejecutivo que, según las estimaciones del sindicato de técnicos de Hacienda Gestha podrían aportar 9.700 millones anuales a las arcas públicas:

-Fijar un tipo efectivo mínimo del 15 % en el impuesto de sociedades. Es la propuesta que supondrá un mayor incremento de la recaudación, de hasta 4.000 millones de euros al año, según Gestha. La intención del Gobierno es limitar el margen del que actualmente disponen las grandes corporaciones para aplicarse deducciones y rebajar su factura fiscal muy por debajo del tipo nominal del impuesto. Este está fijado en el 25 %, pero las distintas bonificaciones hacen que el tipo efectivo ronde el 12 %, una cifra que es incluso inferior en muchos grandes grupos.