Al asalto de la costa Alentejana

Grandes fortunas internacionales toman zonas como Porto Covo, Zambujeira do Mar y Odeceixe atraídas por espectaculares playas y villas y «resorts» con vistas al Atlántico


Lisboa / La Voz

Hasta los años 60, Estoril y Cascais se llevaban la palma como lugar de descanso en Portugal de las grandes fortunas internacionales. Después llegaría el Algarve, con sus exclusivas urbanizaciones y hoteles de lujo en Vilamoura y Vale do Lobo. Con el nuevo siglo, y las inversiones de la familia Espírito Santo, los millonarios de medio mundo se han trasladado a las paradisíacas playas de Comporta, junto al estuario del Sado. Lo que antes era tranquilidad hoy es multitud en Troia y Comporta, con sus hoteles y resorts ecológicos a pie de playa tomados por la clase media alta europea. Hasta la cantante Madonna, fotografiada en numerosas ocasiones montando a caballo en Comporta, ya no se deja ver por sus playas y prefiere otros refugios más al sur, salvaguardados de las miradas curiosas de sus fans.

Los 110 kilómetros que van desde Comporta hasta Odeceixe, en el límite con el Algarve, en la Costa Vicentina, cuentan con un clima privilegiado, más cálido y menos ventoso que en Lisboa. También con grandes arenales, acantilados, playas de ensueño y hermosos pueblos de pescadores blancos y azules, con el encanto de antaño, donde saborear excelente comida portuguesa con sabor a mar. Este cóctel ha conquistado a la jet set internacional. «Los que escogen esta zona lo hacen para no ser vistos y disfrutar al máximo de este paraíso, que no sabemos lo que durará», confiesa a La Voz Vera Silva, promotora inmobiliaria que ha alquilado casas de lujo a personas muy conocidas de las que no se atreve a dar su nombre «por si se hace público y dejan de venir aquí», confiesa.

Lo que hasta hace un lustro era un destino asequible de vacaciones para una familia media, se ha disparado en los últimos tiempos «por haber tanta demanda. Aunque se han construido recientemente pequeños hoteles de lujo con encanto cerca de la costa, no hay tantos y se llenan pronto», adelanta. «Así ocurre con las mejores casas y apartamentos, con vistas al mar, alejados de los centros urbanos».

La costa Alentejana comenzó a considerarse un destino in hace tres años, cuando el ex primer ministro británico David Cameron, por aquel entonces aún al frente de Downing Street, cambió las costas italianas por Odeceixe. «Cameron pasó diez días de vacaciones en una impresionante y discreta villa, con vistas privilegiadas sobre el Atlántico y la Costa Vicentina por la que pagó, al menos, 6.000 euros», precisa Vera.

La estancia de Cameron trascendió cuando apareció en el mercado de Odeceixe, ante el asombro general, para comprar pescado. Desde entonces, han sido muchos los millonarios de medio mundo, políticos europeos, artistas y empresarios que se han prendado de Porto Covo, Vila Nova de Mil Fontes, Almograve, Zambujeira do Mar u Odeceixe. «El problema es que hay más demanda que producto», explica Vera Sousa. «El potencial de la zona es enorme ?dice Rui, propietario de un restaurante en Zambujeira do Mar? si se hacen las cosas bien, se construye con cabeza, no se explota al turista y se mantiene la autenticidad. Podemos beneficiarnos todos mucho tiempo, como ahora», argumenta.

Para quien no conozca la zona, es obligatorio recorrer la costa Alentejana en coche, desde Sines, con la emblemática fortaleza de Vasco da Gama, pasando por la playa de São Torpes, con sus excelentes restaurantes de pescado, hasta la pequeña aldea de de Porto Covo y la Isla do Pessegueiro, con una de las mejores vistas de la costa Alentejana. Pocos kilómetros después encontramos Vila Nova de Mil Fontes, Almograve, Cabo Sardão, hasta llegar a Zambujeira do Mar, que cuenta con las mejores playas de la zona, excelentes alojamientos y encantadores restaurantes, junto al pequeño puerto, para saborear buen pescado y marisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Al asalto de la costa Alentejana