«La visión de futuro fue determinante en el proceso de cambio del grupo»


Redacción / La Voz

Fue en 1892 cuando, sin maquinaria y apenas tecnología, Cupa Group empezó sus trabajos de extracción de pizarra. Lo hizo en la cantera de Solana de Forcadas, un yacimiento aún activo que está ubicado a pocos kilómetros de donde ahora tiene la sede el grupo multinacional. En A Medua (Carballeda de Valdeorras, Ourense). Cuentan desde esta multinacional que «hasta allí llegaban carros tirados por animales de los pueblos más cercanos para ser cargados con la pizarra que hoy, transportada a diario en camiones y barcos, cubre miles de edificios de todo el mundo».

Porque Solana de Forcadas es el origen histórico de Cupa Group y también el de la industria pizarrera en España. La cantera, añaden, «fue el primer motor de crecimiento de la compañía, propulsada en 1968 con su fundación bajo las siglas Cupire Padesa (Cubiertas de Pizarra Reunidas y Agrupadas de Exportación), gracias al acuerdo de cinco empresarios que soñaban con vender su producción en todo el mundo». Aquellos empresarios, cuya alianza llegó poco después de que la pizarra empezara a traspasar fronteras con su exportación a Francia, supieron aprovechar muy bien la apertura de la economía española en aquella década.

Fuentes del grupo explican que «la visión de futuro fue determinante en ese proceso de cambio. Desde la calidad del producto, la adaptación a otros mercados, la anticipación a las necesidades logísticas o el desarrollo de nuevas canteras en la década de los 80, hasta el compromiso de todas las plantillas de profesionales cuyas miles de familias tienen vínculo con un sector tradicional como el de la pizarra».

Es entonces cuando Cupa Group inicia un período de varias décadas de crecimiento e internacionalización, con la apertura de delegaciones en Francia, Bélgica y Reino Unido. Desde la compañía dicen que «el control de toda la cadena de producción, la aplicación de una estricta política de calidad, la diversificación de los negocios y su respuesta a las necesidades de cada cliente terminaron por colocar al grupo, a finales de los noventa, como líder mundial en su sector».

¿Dónde están ahora? Explican desde el grupo que son «una multinacional integrada por una serie de compañías que, en los distintos sectores en los que intervienen, son reconocidas por su excelencia, innovación y compromiso con el entorno, que consigue más del 90 % de su facturación fuera de España». Porque además de empresas referentes como Cupa Pizarras (líder mundial de pizarra natural) o Cupa Stone (expertos en piedra natural), el grupo está integrado por 65 firmas con filiales en 10 países y 24 canteras, empleando a más de 2.200 personas.

Lo que está claro es que a lo largo de su trayectoria, el grupo ha tenido una clara vocación internacional, una estrategia de expansión que lo ha llevado a la búsqueda continua de nuevos clientes y a la creación de novedosos productos adaptados a distintos mercados, cumpliendo así con las normativas, profesionales y consumidores finales más exigentes.

Todo esto es además una muestra de su apuesta por la innovación. De hecho, en el 2006 se constituyó la sección Cupa Innovación, empresa que focaliza la investigación y el desarrollo de nuevas aplicaciones para pizarra y piedra natural, con la aportación de nuevos productos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«La visión de futuro fue determinante en el proceso de cambio del grupo»