Sogama se sube al podio mundial de la innovación medioambiental

Concluye la primera fase de ampliación con una flamante planta que, tras la reforma de la actual, permitirá tratar de toneladas de basura: la inversión ronda los 29 millonesde euros

.

Carballo / La Voz

Tratar la basura de más de 2,2 millones de gallegos, residentes en 294 concellos, conlleva la puesta en marcha de una infraestructura y una logística de primer nivel que, además, cumpla con los cada vez más exigentes controles y cánones medioambientales de Bruselas. Con una comunidad autónoma como la gallega, en la que imperan el envejecimiento y la dispersión poblacional, sobre todo en el rural, se hace necesario por parte de las administraciones asumir unos costes superiores para garantizar un servicio tan básico e importante como es el de la recogida de basura.

La Sociedade Galega do Medio Ambiente, Sogama, con sede en Morzós, en el Concello de Cerceda, ha sido, y es, un paradigma en el tratamiento de los residuos sólidos urbanos no contaminantes desde que comenzó a operar hace 26 años. Y ahora acaba de dar un nuevo salto cualitativo y cuantitativo en su apuesta por la innovación tecnológica, la ampliación del abanico de los restos tratados y, lo más importante, lograr en un plazo breve de tiempo el denominado nivel de vertido cero (menos del 10 %) que va a parar al vertedero de Areosa (Cerceda). El objetivo de la Xunta y de Sogama es alcanzar este umbral en el 2020, lo que supondría adelantarse en 15 años al plazo máximo fijado por la Unión Europea, situando a Galicia en la vanguardia mundial del reciclaje y de la economía circular, codeándose con países referentes en la economía verde como Alemania, Bélgica, Suecia y Holanda.

Inversión

Pero, claro, alcanzar estos parámetros lleva implícito acometer inversiones. En octubre del pasado año, la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, y el presidente de Sogama, Javier Domínguez Lino, dieron luz verde a la ampliación del complejo cercedense. Gracias a una inversión global que ronda los 29 millones de euros, y tras ocho meses de obras por parte del grupo gallego Valtalia, la primera de estas fases ya es toda una realidad.

La actuación consiste en una planta de tratamiento de residuos, inaugurada el pasado 12 de junio, que ya se encuentra en fase de pruebas con el objetivo de que esté a pleno rendimiento a finales de este mismo año. Pero los trabajos continúan con la puesta en marcha de la segunda fase de la ampliación, consistente en la reforma de la actual nave de reciclaje, tratamiento y elaboración de residuos. Según avanzó en junio la conselleira Beatriz Mato, si todo marcha según lo previsto, la ampliación de Sogama (primera y segunda fases) estarán completamente listas y en funcionamiento a finales del 2019.

Mejora

Esta mejora de la actividad supondrá ampliar la capacidad del complejo en un 81 %, al pasar de 550.000 toneladas de basura a un millón, situando a Sogama «en el primer puesto del ránking de las empresas de su sector en todo el mundo», según apuntaron en la compañía, además de traer consigo dos importantes beneficios. Por un lado, una mayor contribución al reciclaje, multiplicando por cuatro sus cifras actuales de recuperación de residuos. Por otro, aportará cada año a la industria transformadora más de 120.000 toneladas de materiales, que se convertirán en nuevos recursos y, de forma paralela, redundará en un menor vertido, mejorando de forma significativa los niveles de valorización, reciclaje y reutilización de plásticos, aluminio, hierro, vidrio, cartón y todos sus derivados. Con esta mejora tecnológica Sogama tendrá la capacidad de poder tratar, si las condiciones del mercado así lo requiriesen, toda la basura generada en Galicia. Y con esta ampliación, no solo se adelanta en 15 años al objetivo de Bruselas de lograr el vertido técnico cero, sino que se sitúa a la vanguardia del país, toda vez que España vierte todavía el 57 % de los desechos generados, mientras que en Sogama ronda el 25 %. Por poner un ejemplo, antes de la implantación de Sogama, en Galicia había 300 vertederos municipales y más de 3.000 focos incontrolados de basura. Hoy esas cifras ya son historia.

Transporte

De forma paralela al proceso de ampliación, la dirección de Sogama ha buscado nuevas fórmulas para reducir los costes medioambientales y de transporte. Para ello, el presidente, Javier Domínguez Lino, y el director general, Isidro García Téllez, creyeron conveniente apostar por el ferrocarril como principal medio para el traslado de la basura depositada en las 37 plantas de transferencia repartidas por toda Galicia.

La concesionaria del servicio desde el 1 de marzo del 2016, la UTE Renfe Mercancías, Copasa y Logirail, ha logrado reducir de forma brusca las emisiones de CO2 a la atmósfera generada por los camiones, además de descongestionar las carreteras gallegas de vehículos pesados.

El tren se convertirá este año en el principal medio de transporte de residuos a Sogama al acumular el 55 % de la basura que llega al complejo medioambiental, frente al 45 % de inicios de año. Un convoy ferroviario supone en la práctica evitar el tránsito directo por carretera de 28 camiones y, de forma paralela, se logra que, por ejemplo, una bolsa de basura depositada en un contenedor de Xinzo de Limia llegue a Cerceda en menos de 48 horas. Para ello, hubo que diseñar un plan paralelo de inversiones (15 millones de euros) en las terminales de Guixar, Taboadela y Lugo.

Pero Sogama es mucho más que tratamiento de residuos. La planta termoeléctrica se ha convertido en un verdadero filón para la entidad, que en la actualidad genera energía eléctrica como para dar servicio al 12 % de los hogares gallegos.

La nueva planta, en fase de pruebas, es la más grande de Europa y será una de las más eficientes del mundo

Votación
0 votos
Comentarios

Sogama se sube al podio mundial de la innovación medioambiental