«Estamos en la medicina, la ropa inteligente o los LED»


Redacción / La Voz

Nanogap es la muestra de que la transferencia de conocimiento de investigación a la industria funciona. Desde un pequeño reducto de O Milladoiro trabajan para el mundo. Sus clientes son desde grandes multinacionales a pymes de Estados Unidos, Asia y Europa. «En esto, la confidencialidad es clave. Son empresas que están desarrollando productos totalmente nuevos y disruptivos. Lo que hagan tendrá un gran impacto en la tecnología del futuro», explican Tatiana López del Río, CEO de Nanogap, y Eldara Rodríguez, la responsable de innovación.

En el 2006, Nanogap saltaba de la Universidade de Santiago a convertirse en una empresa como tal. Hacen una de esas tecnologías difíciles de entender. «Nos dedicamos a la producción de nanomateriales personalizados para aplicaciones tecnológicas de alto valor añadido». Un nanomaterial se define entre uno y cien nanómetros aproximadamente. Cuando estos materiales tienen este tamaño, presentan propiedades inesperadas. «Las aplicaciones electrónicas son las más avanzadas. Ahí uno podría encontrar nuestros productos en sensores para medicina, deporte o ropa inteligente, LEDs... Los catalizadores son muy importantes para las refinerías y la industria química y estamos en el desarrollo de una nueva familia de fármacos anticancerígenos», explican.

Dicen estar pasando por un momento emocionante. Doce años después, el equipo de Nanogap está formado por 13 profesionales que trabajan en O Milladoiro y dos más en su oficina de San Francisco. Y es que si el proyecto funciona es, entre otros aspectos, porque hay algo que los convierte en los primeros. «Somos los únicos que fabricamos AQCs a nivel industrial. Son clústeres cuánticos atómicos (con propiedades más insólitas aún que un nanomaterial). Además, somos los propietarios de la tecnología a través de una licencia de la USC. Seguimos colaborando activamente con el grupo Nanogap. Los profesores López Quintela y José Rivas fueron los primeros que desarrollaron el método que nos permite producir los AQCs».

Defienden que la nanotecnología sigue teniendo mucho potencial, aunque su introducción en el día a día es lenta. «Son materiales totalmente nuevos, pero eso sí, la industria está convencida de su potencial y está dispuesta a invertir para aprovecharlo, aunque eso lleve tiempo», explican.

Uno de los objetivos de Nanogap era publicar una patente al año. En este 2018, creen que llegarán a dos. Todo ello mientras buscan socios para desarrollar la tecnología Life Science, donde aplicarán el poder terapéutico de esos clústeres tan valiosos para desarrollar una nueva familia de fármacos anticancerígenos.

«Son materiales totalmente nuevos, pero la industria está convencida de su potencial y está dispuesta a invertir»

La catálisis y las aplicaciones terapéuticas son las dos líneas de negocio que los mantendrán «ocupados» en los próximos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Estamos en la medicina, la ropa inteligente o los LED»