El lucrativo negocio de la sanidad

Los médicos alemanes cobran del Estado una cantidad por consulta en función de la patología, además de sumas adicionales en el caso de trabajar con los seguros privados


Berlín / La Voz

A las compañías de seguros médicos alemanes les va mejor que nunca, después de cerrar el año pasado con un superávit de 3.150 millones de euros. Sin embargo, pese a que cuentan con un fondo de garantía de depósitos que alcanza la cifra récord de 19.200 millones, los ciudadanos de la primera potencia del Viejo Continente se ven obligados a desembolsar cada vez más dinero para poder recibir determinadas prestaciones. Si en el 2015 los alemanes invirtieron 3.820 millones de euros en gastos médicos adicionales, en el 2017 esa suma llegó hasta los 3.970.

La tendencia a reducir las coberturas sanitarias preocupa a las asociaciones de protección al consumidor. «Si resulta que el objetivo de las aseguradoras es prestar solo la atención básica para seguir ganando dinero con pólizas añadidas, el Estado debe ofrecer garantías», critica Peter Grieble. El responsable de la oficina de consumo del estado federado de Baden-Württemberg se refiere sobre todo a los pacientes crónicos que ninguna compañía desea como clientes, porque considera que con ellos asumen demasiados riesgos.

Y es que en Alemania la sanidad es un auténtico negocio. El sistema, que España mira con envidia e incluso se está planteando implementar, es complejo y lucrativo. Todo residente en el país debe contratar un seguro médico propio, a excepción de los cónyuges, hijos y nietos menores de 18 años con ingresos inferiores a los 450 euros mensuales, que pueden estar incluidos en la póliza familiar. A su vez, este puede ser público, como es el caso de más de 71 millones de alemanes, el 90 % de la población, o privado, por el que optan 4,46 millones de personas.

Pero las 112 cajas públicas entre las que uno puede elegir funcionan más bien como seguros estatales o mutuas, dado que tienen acuerdos con el Gobierno. Los doctores alemanes no cobran por jornada laboral, sino que el Estado les abona una cantidad establecida por consulta, en función de un catálogo oficial de precios por patologías, además de sumas adicionales por pruebas e incluso llamadas telefónicas en el caso de los privados. Por eso siempre atienden antes a los pacientes con este tipo de pólizas, que les generan mayores beneficios.

La mayoría de los que se decantan por el seguro privado son trabajadores autónomos o con ingresos altos. Ya que, mientras que por el público uno paga el 8,2 % de su salario, al que hay que añadirle el 7,3 % con el que contribuye su empresa, en el privado el coste es una cantidad preestablecida independientemente del sueldo. Eso sí, pese a que al principio pueda salir más barato, a la larga esa tarifa va aumentando con la edad y los problemas de salud. Es entonces cuando las compañías tratan de impedir a toda costa que uno se pase al público.

Comisión de expertos

La encargada de decidir las coberturas es una comisión de expertos que elabora un catálogo oficial a partir de estudios científicos, explica Ann Marini, de la Asociación Federal de Aseguradoras Sanitarias (GKV), quien considera que la digitalización es clave para mejorar un sistema anquilosado que apenas roza la media europea. Si bien es cierto que en Alemania el tiempo de espera para las citas y sobre todo para las pruebas es menor que en España, pues a menudo las realizan directamente los médicos de cabecera, esto está cambiando a un ritmo vertiginoso.

Por un lado, debido a la escasez de mano de obra cualificada, que se hace más evidente en los sectores de la sanidad y la educación. Y por otro, por la falta de inversiones públicas relacionada con la austeridad alemana. El resultado son hospitales en un estado calamitoso y una atención lamentable, a lo que se añade la descoordinación derivada de la ausencia de un archivo central de datos. Cada doctor trata a los pacientes de forma independiente, lo que lleva a perder información valiosa y tener que repetir pruebas, con el encarecimiento que implica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El lucrativo negocio de la sanidad