Prendas personalizadas, un negocio con mucho mercado

La firma ourensana Ablanal fabrica cada año un millón de piezas entre las que las prendas textiles son el producto estrella; la compañía comercializa las marcas Serigrafiarte y Pioshop por todo el territorio nacional


Ourense / La Voz

Un millón de piezas se fabrican cada año en las instalaciones de la empresa ourensana Ablanal, especializada en las prendas textiles personalizadas y el merchandising. Con más de quince años de experiencia a sus espaldas, esta firma ourensana ha logrado posicionarse en un mercado competitivo -en el que los precios tiran a menudo a la baja- gracias a su capacidad de adaptación a los cambios y la calidad de su oferta. Detrás de ese éxito está el ourensano Antonio Blanco, fundador de un proyecto que empezó siendo una empresa de márketing que, al poco tiempo, derivó en un negocio enfocado a la fabricación de artículos personalizados, sobre todo textiles, pero también regalos de empresa. Hoy los productos se comercializan bajo las firmas Serigrafiarte y Pioshop.

Antes de la crisis, las empresas eran el principal cliente. Luego todo cambió. «Los regalos de empresa eran una parte fundamental de la actividad, pero cuando llegó la recesión empezamos a notar una caída, así que buscamos la forma de encontrar otros clientes», cuenta Antonio Blanco, quien explica que el cambio supuso adaptar la maquinaria a pedidos pequeños, ofreciendo además «una especialización, con más calidad y prendas personalizadas».

Maquinaria especializada y de última generación para la serigrafía y una plantilla capacitada para diseñar productos que gustan al público son las dos armas con las que cuenta la empresa, que tiene en Serigrafiarte su negocio bandera. «El mercado nos pide cada vez más y nosotros tratamos de leerlo, de tener visión de futuro». Por ese motivo, en la empresa, que en un primer momento vendía sus productos a través de comerciales que recorrían la provincia, apostó en el 2007 por poner en marcha una página web.

solventar dudas

Desde entonces esa plataforma se ha ido actualizando, y precisamente acaban de poner en marcha una última propuesta. «En este sector era difícil pedir un solo artículo y ver el presupuesto pero nosotros hemos querido resolver esas dudas. Ahora los clientes pueden tener el presupuesto de su pedido en solo un par de clics, y ya estamos viendo los buenos resultados», dice el empresario, que advierte de que dedican mucho tiempo y dinero a innovar. Hoy por hoy, el 80 % de la facturación proviene de las prendas textiles, entre las que destacan camisetas para eventos, colegios o, entre otros, particulares que quieren llevar su propia ropa. Y de calidad.

De una empresa de márketing a una sociedad consolidada con dos marcas

Ablanal se fundó en el año 2002 e inicialmente estuvo dedicada a la comercialización de anuncios publicitarios. En el año 2004, la empresa amplió su actividad registrando la marca Coffee Plus, tanto para la edición de publicaciones periódicas como para la fabricación de artículos publicitarios y merchandising, en un ámbito de actuación centrado sobre todo en la provincia de Ourense.

La apertura del primer taller propio llegaría en el año 2007, cuando la empresa decide dejar de subcontratar los trabajos de impresión y empieza a realizarlos con medios y personal propios en un taller de Ourense. Esto les permitió ampliar el volumen de trabajo y también el mercado, que pasó a ser nacional. En el 2011, la empresa registró una nueva marca, Serigrafiarte, y en el 2015 se produce el traslado a Tecnópole, donde ahora ocupan una nave industrial.

Línea textil para bebés

En los últimos años, la empresa ha ido ampliando negocio y poniendo en marcha nuevas propuestas. La más reciente ha sido el proyecto Pioshop, una marca que en 2016 se incorporó a Ablanal. La línea apuesta por textil y regalos personalizados para bebés, niños y embarazadas, con prendas de calidad y diseño exclusivo. «Lo que buscamos es crear productos exclusivos, piezas de calidad que nos permitan fidelizar a nuestros clientes», dice Antonio Blanco.

«La clave es la adaptación; ser capaz de atender las demandas del cliente»

Marta Vázquez

Antonio Blanco es el alma de Ablanal, empresa que montó en el año 2002 para dedicarse a la publicidad. Este diplomado en Ciencias Empresariales enseguida vería las posibilidades del merchandising y decidió lanzarse.

 

­-Parece que no se equivocó en su apuesta, ¿Cuál ha sido la clave para mantenerse estos años?

-La clave ha sido saber adaptarnos al mercado. Antes de la crisis el cliente principal eran las empresas, que gastaban mucho dinero en regalos corporativos. Luego, con la crisis, las compañías tenían otras prioridades y nosotros vimos caer el negocio, así que decidimos apostar por el cliente particular. De hacer grandes pedidos pasamos a atender pequeños encargos, lo que nos obligó a adaptar la maquinaria y a cambiar nuestra mentalidad, pero lo hicimos y conseguimos adaptarnos a la nueva situación. La clave ha sido la adaptación, ser capaces de atender las demandas del cliente, de escucharlo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Prendas personalizadas, un negocio con mucho mercado