La paradoja gallega: producir más energía que la que consume Madrid

F. Fernández REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Juan Salgado

La comunidad exporta el 33 % de la electricidad que genera; con la procedente de sus propios recursos naturales de agua y viento casi podría autoabastecerse. Un puñado de compañías en manos foráneas facturaron como poco 1.500 millones con el negocio

06 sep 2019 . Actualizado a las 11:47 h.

Galicia es una máquina de producir energía con una capacidad de generación equivalente a la de una decena de centrales nucleares juntas. En la comunidad no hay ninguna, pero suma 11.000 megavatios instalados, el 65 % de los cuales están en los ríos y en los montes en forma de centrales hidráulicas y eólicas, es decir, utilizan recursos autóctonos que no es preciso importar. Electricidad renovable 100 % galaica. Aunque sus dueños no son los gallegos. Lo son, en su gran mayoría, grandes compañías antes españolas, ahora en manos de fondos de inversión o empresas extranjeras, como lo son Iberdrola, Gas Natural Fenosa o Endesa. Solo Acciona, con la cartera de parques eólicos más abultada de la comunidad, sigue en manos de capital nacional, en este caso, de la familia Entrecanales.

Y la electricidad que producen estos monstruos empresariales con los dos principales recursos de Galicia, el agua y el viento, tampoco es de los gallegos. La tienen que comprar, y pagar a tocateja la factura cada que vez que encienden el interruptor, como el resto de los mortales. Si el sistema eléctrico no fuese como es (basado en el principio de solidaridad territorial), los 2,7 millones de habitantes de la comunidad casi podrían ser autosuficientes energéticamente.

Según cifras oficiales de producción por comunidades durante el 2016 -el último año todavía con datos cerrados- de Red Eléctrica de España (REE), operador del sistema, Galicia generó 17.100 gigavatios hora de hidráulica y eólica, cuando la demanda interna rondó los 20.000.