Un aeropuerto fantasma en Berlín

La capital alemana cuenta con un aeródromo y no se prevé su apertura hasta el 2020. Los retrasos acumulan un elevado sobrecoste


 Ciudad Real, Huesca, Lérida, Castellón… En España la lista de aeropuertos fantasma es larga. Pero también otros países europeos cuentan con proyectos que han servido solo para derrochar dinero y sacar los colores a las autoridades. No hay más que echar un vistazo al futuro aeropuerto internacional de la capital alemana, bautizado como Willy Brandt en honor del excanciller socialdemócrata con el mismo nombre, y sobre el que parece pesar una maldición.

Concebido en 1992, apenas tres años después de la caída del Muro, el aeródromo situado en el sureste de Berlín empezó a erigirse en septiembre del 2006 con el objetivo de abrir sus puertas en el 2011. Una fecha de inauguración que ha sido pospuesta hasta en cinco ocasiones, debido a una serie de fallos técnicos y de planificación que ya lo han convertido en una de las obras de construcción más caras de la historia de Alemania.

El primer retraso, de solo unos meses, resultó menos escandaloso y mediático que el segundo, anunciado en mayo del 2012, a falta de un par de semanas para la ceremonia de apertura en la que se esperaba a toda la plana política, incluida la canciller Angela Merkel. Las aerolíneas y los comercios, que tenían pensado comenzar a trabajar en el nuevo aeródromo enseguida registraron pérdidas millonarias que en algunos casos condujeron incluso a la quiebra.

Los múltiples retrasos que siguieron con los años, el último de ellos por tiempo indefinido, han generado un aluvión de críticas contra los políticos encargados del gigantesco proyecto. Hasta el punto de constituirse una comisión parlamentaria para analizar adónde ha ido a parar el presupuesto, que hoy se sitúa en 6.600 millones de euros, el triple del calculado originalmente, así como la dimensión de un escándalo que ha visto relevos tanto en la cúpula directiva como en el consejo de vigilancia de las empresas gestoras.

Al final, el pasado diciembre las autoridades se atrevieron a anunciar una fecha: el BER Willy Brandt entrará en funcionamiento en octubre del 2020, nueve años después de lo que estaba previsto. Aunque ni este ultimátum ha servido para zanjar la polémica en torno a los sobrecostes. Según explicó la responsable de Finanzas de la ciudad-estado de Berlín, Margaretha Sudhof, se necesitarán unos 3.000 millones de euros adicionales para terminar las obras y «hacer frente a los gastos de mantenimiento y la falta de ingresos» de todos estos años.

El consejo de supervisión de la constructora tiene previsto reunirse el próximo 2 de marzo con el objetivo de fijar la suma exacta que les tocará desembolsar al Estado central, propietario del 26 % del proyecto, y a las autoridades de las regiones de Berlín y Brandeburgo, cada una con el 37 %. «Sin duda tendremos que aportar más liquidez», declaró en una entrevista reciente con el diario Der Tagesspiegel el jefe del futuro aeropuerto, Lütke Daldrup.

Más optimista, el gerente asegura que los costes adicionales en ningún caso superarán los 1.000 millones. Ni siquiera teniendo en cuenta los intereses que la constructora debe pagar a los bancos por los créditos solicitados, que el año pasado ya se situaban en 140 millones de euros. Entre las medidas de ahorro, Daldrup avanzó su intención de ocupar solo 1.900 de los 2.000 nuevos puestos de trabajo que tenía planeados.

Consciente de que está en el punto de mira, insiste en pedir paciencia, alegando que la instalación no empezará a dar beneficios hasta seis u ocho años después de la puesta en marcha. «Eso sí, va a generar muchos ingresos», promete Daldrup, que aspira a recibir 55 millones de pasajeros anuales en el 2040. Una cifra muy ambiciosa, dado que casi duplica el número de personas que pasaron en el 2017 por los dos aeródromos de Berlín, Tegel y Schönefeld, que se han quedado obsoletos y parecen más propios de una ciudad de provincias que de una metrópoli europea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un aeropuerto fantasma en Berlín