La familia crece, pero... ¿Los negocios también?

Las empresas familiares generan casi nueve de cada diez empleos privados; frente al estigma de su vulnerabilidad, la llegada de savia nueva es un revulsivo en muchas firmas, en Galicia hay numerosos ejemplos

;
La familia crece y los negocios también Estos gigantes empresariales nacieron en pequeños almacenes o tiendas de unos pocos metros cuadrados. Sagas familiares que nos cuestan el secreto de su éxito

Redacción / La Voz

¿Qué pueden tener en común Hermés, Fiat, Heineken, The New York Times, Ebay, Microsoft, Starbucks, Mercadona, Banco Santander o el gigante gallego Inditex? Todas son empresas familiares. «Es cierto que todavía se piensa en una firma muy pequeña donde únicamente trabajan los parientes», reconoce Berta Rivera Castiñeira, directora de la Cátedra de Empresa Familiar de la UDC. Pero, para que nos hagamos una idea de su importancia en nuestra economía, en torno al 90 % de las sociedades gallegas son familiares. Entre todas generan casi nueve de cada diez empleos privados en Galicia.

Dominan en los sectores primario e industrial, construcción, comercio y hostelería. Muchas son pymes, pero aquí también están multinacionales líderes en su gremio y motores de comarcas y ciudades enteras. El hogar de iniciativas creativas que se convirtieron en un modo de vida para cientos de personas. «A las compañías cotizadas, aquellas cuya propiedad se encuentra fragmentada en acciones y cuyo principal socio tiene menos del 50 % de los derechos de voto, se les aplica la definición si la persona que fundó o adquirió la entidad, o sus familiares o descendientes, poseen el 25 % de los derechos de voto». Entra en este grupo, por ejemplo, la textil de Arteixo, de la que Amancio Ortega controla el 60 % de las acciones del grupo.

Con Castilla La Mancha, Cantabria y Murcia, la gallega es la comunidad donde gozan de mayor presencia. «En el conjunto de España suponen cerca del 70 % del PIB y crean más de 10 millones de empleos», detalla Rivera. Nuestro país no es una isla. En Europa, y según el último informe realizado por el IE Business School y Banca March, Italia, Francia y Portugal nos superan en número de empresas familiares cotizadas.

Si es cierto que el esqueleto societario de una región es un espejo de su nivel de desarrollo económico, ¿Qué nos dice sobre Galicia el peso que tienen este tipo de compañías? «Su implantación depende de la estructura sectorial y del tamaño de la población empresarial de la región», explica Rivera, que también es profesora titular de Economía Aplicada en el campus de A Coruña. En el caso gallego, la contrapartida es que, a diferencia de polos industriales como Cataluña, su prominencia no se compensa con la inversión de capital extranjero.

La dificultad para conseguir financiación es un punto débil. «Tienen más aversión al riesgo y esto puede limitar su crecimiento». Con todo, el momento más delicado es la sucesión. «Dos de cada tres no tienen planes respecto al modo de transmisión. Muchas desaparecen por problemas familiares, y no empresariales», avanza Rivera. «Recomendamos el protocolo familiar -continúa la docente-. Un documento abierto donde se recogen aspectos como la incorporación y salida de familiares o normas para la jubilación». Según los datos que manejan en la cátedra, apenas un 8 % llegan a la tercera generación en España. En Bélgica, sin embargo, este porcentaje es del 17 %. ¿Cómo se consigue? La profesionalización parece el camino.

Con el paso de las décadas, los descendientes que se van incorporando a las marcas gallegas han ido mejorando en este aspecto. Directivos con formación universitaria más sensibles a los cambios tecnológicos, a la diversificación o al reto del comercio online. Constituyen ejemplos que diluyen el estigma que todavía pesa sobre estas sociedades: «Las familiares no son sinónimo de compañías menos competitivas. Durante la crisis su tasa de mortalidad fue superior respecto a las no familiares. Pero, al analizar su productividad, su tendencia fue la de mantener el empleo incluso en un entorno de reducción de ingresos», incide. Además, hay otro factor a tener en cuenta: «Se conciben como un proyecto de vida de varias generaciones». Y esta es una de sus fortalezas.

«Es un orgullo llevar el sello lucense, y gallego, por el mundo»

M. Méndez
;
Los reyes gallegos del café Dos hermanos de un pequeño pueblo de Galicia aprendieron el arte de tostar café en la desaparecida Guinea Española. De vuelta, crearon el que hoy es un gigante de la distrubución de café

Un país tan lejano, exótico y sugestivo como puede resultar Guinea Ecuatorial fue el germen de la tostadora de café que pusieron en marcha los hermanos Ramón y Manuel Alonso hace unos 40 años. Ambos regresaban por aquel entonces de la emigración en la excolonia española. En el país centroafricano les tocó trabajar en plantaciones de cacao y café. Una experiencia que les permitió conocer unas técnicas que importaron a Galicia.

Originarios de una pequeña localidad ourensana, se instalaron en la capital lucense. «Compraron un pequeño tostadero que se llamaba Las Candelas. Mi padre, Ramón, y mi tío eran los comerciales. Mi madre y mi tía ayudaban a envasar el producto por las tardes», recuerda Enrique Alonso, el gerente actual. Junto a sus primos, Ramón y Manuel, los tres pilotan la empresa que heredaron de sus progenitores, que todavía se siguen pasando por la central ubicada en el polígono de O Ceao para comprobar cómo marcha el negocio. Desde el 2011 son la primera marca de café para hostelería en España.

Seguir leyendo

«El fundador original de la empresa fue mi bisabuelo»

M.Méndez

Llevan casi 100 años dedicados a la automoción, desde que en 1920 comenzaran importando camiones de la Primera Guerra Mundial. Hoy el Grupo Pérez Rumbao es una de las principales compañías de Galicia y líder en su sector en la comunidad.

Llevan casi 100 años dedicados a la automoción, desde que en 1920 comenzaran importando camiones de la Primera Guerra Mundial. La idea original la tuvo el ourensano José Ramón Pérez Cid, quien también apostó por la venta de maquinaria agrícola. Todo un riesgo en una provincia que se apuntaba lentamente a la industrialización. El salto llegó con el desembarco de su hijo en la década de los 40. La asunción del timón por parte de Ramón Pérez Rumbao cambió para siempre la dirección: se centraron en vender turismos. Hoy el Grupo Pérez Rumbao es una de las principales compañías de Galicia y líder en su sector en la comunidad.

Seguir leyendo

«Muchos se sorprenden pero cojo con frecuencia el bus en la ciudad»

M. Méndez

Si José Prada promete que acudirá a la entrevista en media hora, una puede tener la certeza de que las agujas del reloj no se moverán un minuto del horario acordado. La puntualidad es uno de los valores que más aprecia fuera y dentro de la empresa en la que ahora ocupa un segundo puesto como presidente. La primera línea ha preferido dejarla en manos de su hijo Ignacio. Él es ahora el actual director, como ya lo fue su abuelo. Isaac Prada, oriundo de Valdeorras, se hizo con la concesión del transporte urbano de A Coruña en la década de los sesenta. «Tranvías es una empresa centenaria, se fundó en 1901, pero lleva siendo familiar 40 años», matiza el último de la saga de los Prada.

Seguir leyendo

«Pili Carrera es una compañía 100 % familiar»

M. Méndez

La firma se ha convertido en un referente internacional de moda infantil

En una parcela de Mos se diseñan y fabrican las prendas que lucen los vástagos de la realeza europea. Amelie, Ariadna y Alexia, hijas de los monarcas de Holanda, vistieron de la firma en la coronación de sus padres. También a la pequeña Estelle, primogénita de la heredera al trono de Suecia, le compran ropa de la marca gallega. Lo mismo que a Isabella de Dinamarca o las infantas Leonor y Sofía. El terreno donde se creó la fábrica sigue siendo hoy, 55 años después, el centro de trabajo de Salomé Carrera, hija de Pilar Rodríguez y Bienvenido Carrera.

Seguir leyendo

«Lugo es tierra de pan y de leche, pero también lo es de perfumes»

M. Méndez

Los inicios no fueron fáciles. Para ganarse a los proveedores de las marcas más exclusivas, Rafael Vázquez hacía guardias en la calle. Así convenció a representantes de firmas como Cacharel. Abandonó su cómoda plaza de inspector de policía por la aventura empresarial. Maite Marzán era la encargada de ganarse a los clientes en la pequeña tienda que habían montado en la capital de Lugo. Corría el año 1976, en una calle paralela a la céntrica Concepción Arenal, de ahí el nombre. Daban los primeros pasos de lo que hoy es un referente nacional en el negocio de las droguerías. Perfumerías Arenal suma 45 establecimientos en los que trabajan más de 800 empleados, incluidos los del centro de distribución de 25.000 metros cuadrados que tienen en O Ceao. «Se trata de tiendas propias, no son franquicias», aclara Carlos Vázquez Marzán. Junto a su hermano mayor, Rafael, que prefirió alterar el orden de los apellidos para que no lo confundan con su padre, se compenetran en la gestión del negocio que montaron sus progenitores. «Mi padre sigue en activo, aunque ya no de forma tan intensa. Supo delegar en nosotros y en su equipo», cuenta Rafael Marzán, director de negocio. «A mi madre es frecuente verla por los Arenal de Lugo. Es una tendera nata».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

La familia crece, pero... ¿Los negocios también?