OCA deja atrás los tiempos de crisis y recupera su pujanza

La firma ourensana ha superado un concurso de acreedores y acaba de adjudicarse dos contratos para viviendas en Boadilla del Monte y Madrid; en Galicia, participa en dos tramos de la autovía entre Lugo y Santiago

.

Ourense / La Voz

La crisis económica tuvo un efecto brutal en el sector de la construcción y durante los años de recesión fueron muchas las empresas que quedaron atrás. La ourensana Obras, Caminos y Asfaltos, OCA, que había llegado a ser la segunda constructora gallega, también se resintió de la falta de inversiones en obra pública y, en el año 2013, tuvo que solicitar concurso de acreedores. Y pese a que menos del 20 % de los negocios que solicitan auxilio judicial logran salir a flote, OCA ha conseguido mantenerse, tras un profundo proceso de reestructuración. Nunca dejó de estar activa, pero la empresa parece ahora haber vuelto con mucha fuerza, ya que en las últimas semanas se ha adjudicado dos importantes contratos para la construcción de 187 viviendas de titularidad pública en la comunidad de Madrid. En el municipio de Boadilla del Monte ha logrado un contrato por diez millones de euros, mientras que el segundo, para construir pisos en el barrio madrileño de Hortaleza, es de seis millones.

La firma está además presente también en la comunidad autónoma gallega, donde participa en dos tramos de la construcción de la autovía que comunica las ciudades de Santiago y Lugo, por un importe de 25,5 millones. Uno de los tramos es entre Lavacolla y Arzúa, en el que OCA se ocupa del asfaltado. En el otro, entre Melide y Arzúa, construyen 10.000 metros cuadrados de pantallas acústicas y dieciocho pasos superiores e inferiores.

La previsión de la empresa, que en el 2013 facturaba 180 millones y tenía una plantilla de 287 empleados, es comenzar el año con 150 empleos. Asimismo, prevé cerrar el ejercicio actual con una facturación cercana a los 30 millones de euros.

En estos momentos, la empresa, que mantiene su sede en la ciudad de Ourense, donde nació en 1993, se encuentra además negociando una operación que le supondría una importante rentabilidad. Se trata de un importante contrato con un fondo de inversión extranjero para la compra de suelo en el polígono industrial Los Gavilanes de Getafe. El acuerdo, que prevé que una gran empresa del sector logístico -no se descarta que sea Amazon- ponga en marcha allí un centro de distribución, incluye la ejecución de la nave por parte de la empresa ourensana. «Queremos vender el suelo y, además, construir las sedes», explica Roberto Rodríguez Ogando, vicepresidente de la empresa, que asegura que se trata de una operación muy importante. «Estamos hablando de 35 millones de euros, de los que 23 serán para el suelo y el resto para la construcción de naves. En esta operativa el cliente pretende generalmente comprar el terreno y luego hacer la nave, pero nosotros queremos que OCA construya, porque nos importa la cartera de obra que consolidamos», asegura.

No han resultado exitosos, sin embargo, los intentos de OCA por colarse en las obras de la alta velocidad gallega. La puja presentada hace algunos meses para hacerse con una unidad productiva de Isolux, en concurso de acreedores, no resultó favorable al quedarse finalmente con el negocio los directivos de la propia empresa. Con todo, las perspectivas son buenas. «Estamos presentes en casi todas las administraciones; hemos conseguido contratos desde comunidades autónomas hasta ministerios y diversificado la acción societaria hacia una nueva vertiente, que es la parte logística, que es un mercado emergente, con mucha demanda», dice Ogando.

La firma ourensana negocia con fondos de inversión para construir la sede de una firma de logística en Getafe

Votación
3 votos
Comentarios

OCA deja atrás los tiempos de crisis y recupera su pujanza