Hacienda estrecha el cerco a las compras por Internet

El boyante mercado de productos de segunda mano en Internet también tiene impuestos, que paga el comprador; la recaudación corre a cuenta de las comunidades y Galicia grava más duro que ninguna, con un 8 %

.

Redacción / La Voz

Portavelas, bicicletas o incluso calcetines. Todos los productos tienen cabida en el océano digital y cada vez son más los usuarios que se apuntan a la tendencia de vender por Internet esos enseres que no desean. Y también crecen exponencialmente aquellos que se dejan llevar por el ánimo consumista y se lanzan a la compra online. Pero no son los usuarios de plataformas como Wallapop o Vibbo los únicos que quieren sacar tajada de este boyante mercado. Hacienda comienza a poner el foco en las pequeñas ventas y grava estas operaciones con un perjuicio directo en el comprador.

A diferencia de lo que ocurre cuando una empresa vende un producto, ya que es la propia compañía la que se hace cargo, en estas operaciones es quien lo obtiene el que tiene que declarar la transacción, un dato que la mayoría de usuarios desconoce. El comprador tributa por el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP), cuya recaudación es autonómica. Este tipo, que tradicionalmente se había aplicado a operaciones de compra-venta de cuadros u objetos de coleccionismo, se fija en la mayoría de comunidades en un 4 %. Sin embargo, en Galicia es especialmente duro, ya que se tiene que declarar el 8 % del importe del bien adquirido. De forma impepinable. Se trate de una mesilla de noche o de unos patines.

«Hasta ahora nadie se fijaba en operaciones pequeñas porque es un impuesto con muchas aristas y solo se aplicaba a la compra de vehículos o viviendas, pero eso no exime de que exista la obligación de declarar», comenta el experto en materia fiscal José Manuel Moar. De hecho, Moar recuerda que el hecho de que la transacción no se realice físicamente no cambia nada a la hora de tributar: «Internet es el vehículo de la operación, pero las operaciones entre particulares son las mismas y se gravan».

Registro de bases de datos

Aunque muchos dudan de que la agencia que dirige Montoro vaya a ponerse a perseguir las dos o tres pequeñas compras que uno u otro pueda realizar a través de una pantalla, el usuario ha de saber que Hacienda ya está solicitando a las grandes plataformas de comercio online sus bases de datos, en aras de comprobar si los compradores cumplen con la normativa vigente. Pero, ¿qué pasa si uno se salta la ley a la torera y le cazan? «Que se expone a unas sanciones que oscilan entre los 150 y los 300 euros», apunta Moar.

El departamento que dirige Montoro no contempla, de momento, modificar la legislación y que sea en las propias plataformas donde se aplique el impuesto -como ocurre con el IVA al comprar en Amazon, por ejemplo-. De esta manera, pese a lo tedioso que pueda resultar la gestión, el comprador tendrá que ir a la oficina de turno a rellenar un formulario y declarar cada nueva adquisición.

La Aeat comienza a solicitar datos a plataformas como Wallapop o Vibbo para investigar las transacciones entre los particulares

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

Hacienda estrecha el cerco a las compras por Internet