No más carteras llenas de tiques

La gallega Tickele envía directamente al móvil, con un sencillo escaneo, los recibos de compra, facilitando la gestión del gasto y poniendo fin a la engorrosa acumulación de papeles

.

Redacción / La Voz

La idea de Emanuele Ricciotti y Ángel Carrera es una de esas con las que uno se topa y piensa: «Por qué no se me ocurrió a mí antes». También su inspiración llegó así, espontánea, de casualidad, un par de frases tras un café y la bombilla estaba encendida. Ricciotti, experto en márketing digital, y Carrera, programador, se habían reunido en un bar para hablar de un proyecto en el que ambos, todavía solo colegas -desde ese momento serían ya socios-, estaban trabajando entonces. «A la hora de pagar, los dos sacamos la cartera y, al abrirla, comenté la de papeles que llevaba guardados en ella -recuerda el italiano afincado por amor en la comunidad-. Ángel respondió: ‘¡Con lo fácil que sería enviarlos digitalmente!’». En cuestión de meses, Tickele ya estaba en marcha.

Propulsada por el programa de aceleración de Abanca con asesoramiento experto y una inyección de 20.000 euros, esta startup con sede en Nigrán pretende conquistar el mercado gallego en el primer semestre del año para, en el segundo, extender sus tentáculos por el resto del territorio español. A punto de despegar, estima desembarcar en comercios y smartphones en febrero, desmaterializando los recibos de compra para que el usuario pueda recibirlos directamente en su teléfono móvil y ahí, almacenarlos y gestionarlos a su antojo.

«Teníamos claro que había que enviarlo a un objeto que ninguna persona se dejaría en casa: el móvil -explica Riccioti-. Además de esto, pensamos en una aplicación que fuera horizontal y de fácil manejo, para que los usuarios no necesitasen tener miles de aplicaciones verticales (Carrefour, Inditex, Decathlon…) para recibir los tiques». Para que tuviese sentido una única aplicación era necesario, sin embargo, ofrecer algo más que un simple cajón digital destinado a guardar albaranes: eran necesarias funcionalidades añadidas. Sin ellas, la partida a la hora de distinguirse de la competencia estaba más que perdida.

Lo que Carrera y Ricciotti ingeniaron fue una completa herramienta que además de recibir el tique de venta en el móvil, permite al consumidor llevar un control exhaustivo de sus gastos en la aplicación, dividiéndolos por categorías y ofreciéndole una perspectiva detallada de su consumo; acceder con facilidad al recibo en caso de tener que efectuar una devolución y recuperar la garantía si necesita reclamar o solventar alguna incidencia; ahorrar tiempo y también dinero a través de promociones; y, como guinda, preservar el medio ambiente, evitando derroche innecesario de tinta y papel, y emisión de sustancias nocivas al ecosistema. Pero los encantos de Tickele no acaban aquí. Para los que están al otro lado del mostrador, la app de Nigrán se presenta también como un apuesto fichaje.

Tres son los alicientes para el establecimiento: la posibilidad de enviar a sus clientes ofertas personalizadas basadas en sus preferencias y su historial de consumo, de utilizar la aplicación como herramienta de fidelización y de mejorar la imagen de la tienda al adoptar tecnología de impresión sostenible y moderna. Hay, además, un tercer beneficiado: el autónomo. «Puede recibir no solo los tiques, también las facturas de ventas -apunta Ricciotti-. Las tendrán todas guardadas y le resultará mucho más sencillo justificar los gastos a final de mes». «A partir de marzo, podrá también recibir una hoja Excell mensual con un resumen de recibos y pagos». No son las únicas novedades en el horno: «Estamos trabajando para poder incluir la posibilidad de pagar desde aquí», avanza.

Pero, ¿cómo funciona Tickele? Una vez que el software se haya integrado en el comercio -prevén que en Galicia, el mes que viene-, el usuario podrá descargarse la aplicación y registrarse. Inmediatamente, se le otorgará un número identificativo y un código de barras. A la hora de pagar, deberá enseñárselo al dependiente, que lo escaneará. El recibo quedará al momento almacenado en el teléfono del usuario. Ágil, rápido y sencillo. ¿Y cómo de legal es el tique digital? «A todos los efectos, siempre y cuando el consumidor, si lo solicita, pueda tener su copia en papel».

La app de Ricciotti y Carrera contribuye además a preservar el medio ambiente, evitando el derroche de papel. | M. MORALEJO

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

No más carteras llenas de tiques