«El desembarco en EE.UU. fue una aventura»


Redacción / La Voz

Luis Verea habla con pasión de su empresa. Es lógico. Al fin y al cabo, con solo 9 años ya correteaba y ayudaba en una fábrica a la que ha dado un notable impulso.

-¿Por qué escogieron América como mercado central de sus exportaciones, no tenían otros más próximos?

-En EE.UU. desembarcamos en el 2008. Fue una aventura. En el 2006 ya me di cuenta de que teníamos una gran capacidad de producción y no éramos capaces de colocar todo nuestro producto en España. Y por tanto teníamos que buscar mercados fuera. En Europa era muy complicado porque en Alemania hay fábricas, en Francia e Italia también... Y por eso decidimos explotar los mercados americanos.

-Medio siglo de Verea...

--En mi caso es toda una vida porque yo tenía 9 años cuando mi padre compró esto. Lo mamé desde niño. En los veranos y las vacaciones trabajábamos aquí. Mi padre lleva fuera de la dirección bastante tiempo porque de hecho él fue alcalde de Boimorto durante 20 años y entonces ya delegó en nosotros.

-El relevo está garantizado.

-Sí, bueno, está un sobrino mío, Manuel, que es el director comercial, y mi hija Lucía, que es la directora de comunicación, márketing y diseño.

-Las decisiones de inversión de su empresa supusieron apuestas importantes. ¿Dudó?

-No. Sin aquella gran inversión de 24 millones ya no existiríamos hoy, estaríamos fuera del mercado. Nos permitió duplicar la calidad de lo que hacíamos con menores costes, eso nos ayudó a sobrevivir. La inversión de la línea 2 para vender en América... ¡Cómo no voy a estar contento con esta decisión!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«El desembarco en EE.UU. fue una aventura»