Gabadi se tutea ya con los gigantes asiáticos del naval

La empresa naronesa fabrica en Ferrolterra un sistema que ha patentado de módulos habitacionales que irán sobre una plataforma para su reparación; también tiene obras en Singapur y Canadá


Ferrol / La Voz

Hace tiempo que la empresa naronesa Gabadi se tutea con los grandes del sector naval a nivel mundial. Su escalada en el exterior, en los últimos tiempos centrada en el mercado asiático, ha ido cimentándose en torno a alianzas con destacadas compañías del sector y ha estado avalada por su experiencia tanto en el mercado de construcción y reparación de buques como en el energético, principalmente en el gasista. Gabadi se ha convertido en el primer reparador de tanques de barcos gaseros a nivel internacional, trabajando con los astilleros más importantes del mundo, como Keppel Shipyard, de Singapur, en donde lleva meses trabajando con varias decenas de empleados, acometiendo una obra en un metanero.

módulos

En estos momentos tiene presencia en varios países a nivel internacional, aunque es en la comarca ferrolana en donde está iniciando un proyecto destacado, también pionero a nivel internacional. Se trata de la construcción de unos módulos que serán utilizados como residencia para los trabajadores que se ocuparán de la reparación de una plataforma offshore en el Golfo de México. El pedido, valorado en 3,4 millones de euros, reporta cuatro meses de carga de trabajo para unos 35 empleados, y en su ejecución participarán también otras cinco empresas de la comarca ferrolana. Fabricarán varios módulos en los que se habilitarán una cocina, lavandería, comedores, dormitorios, oficinas y salas de recreo, con capacidad para albergar a 180 personas.

Este sistema, que por su carácter modular es reutilizable, fue patentado hace tres años por Gabadi con el apoyo financiero del Cedeti -la solicitud se encuentra en la Oficina Nacional de Patentes y Marcas- y es el primero de estas características que se realiza en el mundo.

Los módulos partirán hacia el Golfo de México en sendos envíos marítimos a través de buques portacontenedores, que saldrán de Marín o Vigo, entre febrero y marzo.

En el exterior, además de en Singapur, la empresa naronesa tiene desplazados a 40 trabajadores en Canadá, en el sector naval del país, con el que la firma Gabadi Services Canadá espera facturar este año 2,5 millones de euros. También tiene presencia en Ecuador, en la reparación de buques militares, y en Estados Unidos, con la fabricación de mobiliario para cruceros.

En la ría ferrolana participa en la construcción de buques militares y en la reparación de buques.

Las alianzas para poder jugar «en una liga que en principio no nos corresponde»

En el año 2013, cuando el sector naval de la ría ferrolana -principal cliente hasta entonces de Gabadi- se quedó completamente paralizado por la falta de contratos, la crisis se llevó por delante a muchas firmas del sector. La empresa naronesa tuvo que poner en marcha un ERE y lanzarse al exterior. Su experiencia en el sector de las reparaciones de gaseros le reportó el primer gran contrato del sector fuera y desde entonces la progresión en otros países ha sido imparable. «Eso supuso el gran cambio para nosotros. De estar aquí a tener presencia en siete países», explica Antonio Llago, consejero delegado de la empresa. Es el artífice además de haber convertido a la compañía en la primera empresa no astillero en lograr la certificación del importante tecnólogo francés GTT para la construcción y reparación de tanques de membrana para gaseros.

acuerdos en asia

Poco a poco, pero sin pausa, el desembarco en el exterior no ha dejado de aumentar, de forma que ya cuenta con acuerdos en Singapur, China y el último, firmado hace tan solo unos días, en Corea. «Estamos jugando en una liga que en principio no nos corresponde», explica Llago, en alusión al tamaño de los proyectos y de las compañías con las que se han asociado en el mercado asiático. Su progresión no ha dejado, no obstante, de darle la razón.

«Apostamos por el naval español pero nunca nos quedaremos ya solo aquí»

Beatriz Couce

Antonio Llago dirige una empresa que arrancó fundada por su padre y por otros tres socios más en 1989, especializada en la fabricación de cocinas y que posteriormente evolucionó hacia el naval y el energético, y que desde hace muchos años ya es propiedad en exclusiva de los Llago.

-Pasaron de trabajar casi en exclusiva para Navantia a volcarse en el exterior.

-Hace cinco años teníamos una dependencia del 90 %, pero o diversificas para asumir las curvas de falta de trabajo o estás fastidiado. El trabajo al que estábamos acostumbrados en el naval de aquí ya se acabó, a Navantia también le cambiaron su negocio, compite a nivel internacional. Navantia es nuestra gran ventaja pero también es cierto que nos consume muchos recursos. Lo que está claro es que todos tenemos que ser más competitivos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Gabadi se tutea ya con los gigantes asiáticos del naval