Innovación a la vuelta de la esquina

El programa SmartPeme de la Diputación de Pontevedra crea una red de puntos de ayuda para acercar las nuevas tecnologías y sus posibilidades a los autónomos y las micropymes

.

Redacción / La Voz

Que el mundo es de aquellos que se mueven es un aforismo económico que ha consagrado la historia. De un tiempo a esta parte, las nuevas tecnologías, su uso y posibilidades, definen el grado de inquietud de cualquier empresa, su capacidad de evolucionar, crecer y garantizar su pervivencia. Ocurre que no todas las firmas, especialmente las más pequeñas, tienen la capacidad de incorporarse a una revolución que evidencia una fuerza incontenible. Conscientes de esta realidad, la Diputación de Pontevedra puso en marcha hace un año el programa SmartPeme para acercar las TIC a las empresas con menos recursos para afrontar este nuevo escenario.

Acercar, en el caso de esta iniciativa, no es un eufemismo. Es una realidad medible. El ente provincial ha creado una red de puntos de atención por toda la provincia que permite a los empresarios y autónomos contar con un asesor prácticamente a la vuelta de la esquina. Del éxito del programa hablan las estadísticas. En este primer año de funcionamiento, han asesorado a más de 1.500 firmas sobre nuevas tecnologías y han captado a más de 3.000 personas a los ciclos y charlas formativas que organizan.

SmartPeme parte de una premisa concluyente. Sus destinatarios representan el 92 % del tejido empresarial de la provincia: más de 64.000 pequeñas empresas. En realidad, el programa prioriza a los autónomos y micropymes, en concreto, aquellas que tienen menos de cinco empleados con un volumen de negocio anual por debajo de los dos millones de euros.

La iniciativa de la Diputación de Pontevedra establece un protocolo de actuación cuya máxima no es otra que generar innovación en la empresa receptora, o lo que es lo mismo, mejorar la competitividad aprovechando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. Para ello, el primer paso es que el propietario del negocio acuda a uno de los centros de atención, repartidos, con vocación de servicio comarcal, por Pontevedra, Vigo, Ponteareas, O Porriño, Lalín y Cambados. Una vez allí, recibirá asesoramiento individualizado por parte de los técnicos.

¿Y en qué consistirá? En primer lugar, en una fase de diagnóstico en la que se analizará la empresa y se identificarán las mejoras a emprender. A partir de ahí, se proporcionará al empresario o autónomo un plan de acción perfectamente definido: objetivos a priorizar, calendario, implantación de soluciones... La tercera pata de este plan de ayuda es el seguimiento, habida cuenta de que la empresa receptora contará con 10 horas de apoyo por parte de los técnicos para implementar todas esas mejoras propuestas.

Paralelamente a este proceso, Smart Peme articula una segunda línea estratégica enfocada a la capacitación de las microempresas que integran el plan. No es esta una cuestión menor pues la formación tanto de la dirección como de los trabajadores de estas firmas en el uso de las nuevas tecnologías es una asignatura pendiente indispensable para asumir los retos que plantea esta era.

Por ello, la iniciativa provincial ha diseñado un calendario estable de obradoiros con más de 30 propuestas cada mes sobre las temáticas más diversas: seguridad electrónica, fotografía digital, visibilidad en las redes sociales, planificación de recursos empresariales (ERP)...

Cada una de estas herramientas integradas en el programa no son otra cosa que vehículos para resolver todas esas dudas frecuentes que se plantea el pequeño empresario en su quehacer cotidiano: ¿Cómo puedo ahorrar gastos de comunicación? ¿Es seguro operar en la banca online? ¿Qué utilidad tiene la firma electrónica? ¿Qué ventajas me proporciona el comercio electrónico? ¿Cuáles son las herramientas informáticas de gestión? ¿Cómo puedo emitir facturas electrónicas?

Canales comerciales

Tanto la fase de asesoramiento personalizada como los obradoiros regulares inciden en la capacitación tecnológica de las empresas que se integran en SmartPeme, explorando las capacidades de negocio de cada una de ellas y localizando incluso los mercados que mejor se ajustan a su oferta de bienes o servicios. Y es que el programa incorpora también una fase de acompañamiento en la que se fomenta el uso del comercio electrónico, se identifican los marketplaces más adecuados para cada asesorado e incluso se exploran las posibilidades de crear plataformas de venta propias con las que crear nuevos canales comerciales para el tejido productivo de la provincia.

Los técnicos que operan en los puntos de asesoramiento de la Diputación apoyan a las microempresas y autónomos en una última cuestión crucial: la captación de subvenciones. Se trata obviamente de ayudas concedidas por diversas administraciones que pueden contribuir a minimizar el impacto económico que se deriva de la implantación de las soluciones tecnológicas, y cuyo coste varía obviamente en función del perfil de actividad de que se trate.

Los seis puntos de asesoramiento dan servicio a otras tantas comarcas repartidas por la provincia

Además del apoyo personalizado a cada empresa, el plan organiza 30 ciclos formativos cada mes

El de Cambados (en la imagen) es uno de los seis puntos de atención del programa SmartPeme. | martina miser

Votación
2 votos
Comentarios

Innovación a la vuelta de la esquina