Trump contra los «dreamers»

La embestida del presidente estadounidense contra los inmigrantes que tienen un permiso de trabajo ha levantado en armas a los gigantes tecnológicos de Sillicon Valley

.

Nueva York / La Voz

Desde que Donald Trump optó por la cancelación del programa Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), muchas han sido las figuras que han alzado sus voces. Ya no solo en defensa de los dreamers (soñadores, como se conoce a este colectivo en inglés) sino también del desarrollo del propio país.

Los datos han comenzado a ponerse encima de la mesa y su contundencia podría servir para que Capitol Hill se replantease la orden del presidente. Y es que la pérdida de la mano de obra de esos casi 800.000 trabajadores borrarían cientos de miles de millones de dólares del producto interior bruto (PIB) de EE. UU., hasta llegar a los 460.000 millones de dólares en los próximos diez años.

Los últimos cálculos al respecto provienen de FWD.us, un grupo que lucha por los derechos de los inmigrantes y cofundando por el dueño de Facebook, Mark Zuckerberg, que estimó que el 91 % de los destinatarios del DACA tienen trabajo. Así, la cancelación del programa supondría que 30.000 jóvenes perderían sus permisos de trabajo cada mes, a medida que expira su condición de beneficiario, lo que sumaría más de 700.000 puestos de trabajo en dos años.

El 75 % de las compañías más importantes de Estados Unidos se ha beneficiado del programa DACA y es por ello que la indignación ha llegado hasta las cúpulas de las empresas tecnológicas más importantes del mundo, ubicadas en Sillicon Valley. Además, el evidente impacto que sufriría el país se sentiría de manera totalmente desigual y en este sentido, California tiene todas las de perder. Este estado de la costa oeste acoge a casi 188.000 trabajadores DACA, por lo que las pérdidas originadas en el PIB estatal llegarían hasta los 11.300 millones de dólares al año. Al golpe californiano le imita el de uno de sus estados vecinos, Texas, cuyas pérdidas llegarían hasta los 6.100 millones de dólares, seguidas por las de Nueva York, con cerca de 2.500 millones. El efecto es como el de un dominó y los estados de Illinois (2.200 millones), Nueva Jersey (1.500 millones), Florida (1.400 millones), Arizona (1.300 millones), Carolina del Norte (1.200 millones), Washington (1.100 millones), Georgia (1.000 millones) y Colorado (800 millones) serían las siguientes fichas en caer. «Somos una pieza fundamental en el motor de la economía estadounidense», defiende el conocido activista y dreamer Juan Escalante a La Voz. Este joven venezolano es uno de los miles de inmigrantes que mejoraron su calidad de vida desde que el programa fue implementado hace cinco años.

Varios son los estudios que han medido el impacto directo de estos miles de jóvenes en la economía de EE.UU. y todos manejan unas cifras que demuestran que los receptores del DACA están haciendo contribuciones significativas a la economía, mediante compra de automóviles y primera vivienda, que se traduce en más ingresos para las arcas estatales y municipales en forma de ventas e impuestos a la propiedad.

Algunos incluso han dado un paso más en el crecimiento económico y se han lanzado al emprendimiento iniciando sus propios negocios. «Con nosotros el país crece y creamos empleos, tenemos una ventaja competitiva global», asevera Escalante.

Es por ello que la baza económica y empresarial será uno de los elementos que utilicen los dreamers en su tarea para convencer al Congreso de la importancia de promover una legislación bipartita que proteja sus sueños.

| MONEY SHARMA

Votación
0 votos
Comentarios

Trump contra los «dreamers»