Ecoforest, una empresa pionera en bombas de calor geotérmico

Alejandro Martínez VIGO / LA VOZ

MERCADOS

Su tecnología permite gastar cinco veces menos en calefacción; el 80 % de su facturación procede de clientes de 25 países

15 ene 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

José Carlos Alonso Martínez siempre ha sido un pionero. Y a sus 80 años de edad, continúa siendo el dueño de una empresa que está a la vanguardia de los sistemas de calefacción. Gracias a él hemos conocido en Europa las calderas y estufas de pellets. Primero lo hizo introduciendo una marca canadiense y luego desarrolló su propia caldera, a la que añadió un circuito de agua para llevar el calor a los radiadores de las viviendas. A base de no dejar nunca de innovar, el hombre que ha calentado miles de hogares de forma eficiente y sostenible ha convertido a Ecoforest en una de las empresas de energías renovables más importantes del país. Y todo desde el polígono industrial de Vincios, en Gondomar, donde la empresa dispone de una nave de 5.000 metros cuadrados, que ya se le ha quedado pequeña, por lo que este año dará el salto al polígono de Porto do Molle, en Nigrán, donde triplicará su superficie productiva.

De aquella tienda que abrió en Vigo en 1959 a lo que es hoy en día la compañía, con más de un centenar de trabajadores, han cambiado mucho las cosas, pero no su filosofía de ofrecer siempre algo nuevo al consumidor. Y siguen siendo pioneros en la península. Por ejemplo, en la fabricación de bombas de calor geotérmico. Aprovechar el calor del subsuelo para producir energía es posiblemente el gran futuro de la calefacción. En España y Portugal son los únicos que lo hacen. Aquí no encuentran su mejor mercado, tal vez porque aún no está en la mentalidad de los consumidores realizar una inversión que puede ser grande al principio, pero con la que ahorrarían cinco veces más en el consumo y evitarían costes de mantenimiento. La empresa se ha hecho un hueco en el mercado internacional y actualmente sus competidores más directos se encuentran en Alemania y en Suecia.

Una vez cerrado el ejercicio del 2016, ha constatado que el 80 % de su facturación procede de las exportaciones. Ecoforest tiene la chincheta clavada en un total de 35 países y sigue buscando nuevos mercados. Desde que en el 2012 comenzó a producir las bombas de calor, no ha dejado cada año de duplicar sus ventas, gracias a su apuesta tecnológica. Además, cubre todo lo relacionado con las energías renovables, incluida la solar. Algunos de sus mejores clientes se encuentran en Suiza, Alemania, Holanda, Reino Unido y también en Chile, Sudáfrica o Canadá.