Saroni vuelve a vestir de gala

Uno de las referentes del sector textil ourensano planifica su ampliación hacia Estados Unidos tras superar un concurso de acreedores


Ourense / La Voz

De la zozobra a la esperanza en menos de un año. Las deudas acumuladas durante más de un lustro llevaron hace quince meses a Saroni, una sociedad puntera ourensana en el competitivo ramo textil, a verse obligada a pedir un proceso concursal voluntario. Ahora los problemas parecen haber quedado atrás y la sociedad está a punto de levantar de nuevo el vuelo con fuerza.

La entrada de capital estadounidense, a través del fondo de inversión Gedesco Special Oportunities, ha sido clave en este relanzamiento tras el naufragio de julio de 2015. El fondo estadounidense pasa a ser el accionista mayoritario de una empresa creada por cinco miembros de la familia Saroni, que llegó a crear un grupo que facturó hace 7 años más de 44 millones de euros.

Esta andadura empresarial comenzó en el año 2000. Una sociedad centrada en el diseño de moda y en la producción y distribución de prendas textiles comenzó a expandirse y a vender sus productos sobre todo en España y Portugal, pero también en diferentes puntos de Asia, en Marruecos y en el Este europeo, en naciones como Bulgaria. Saroni no tiene tiendas propias, sino que provee de miles de prendas a diversos establecimientos.

El objetivo ahora es volver a ser un referente en el sector de la moda. Para ello la apuesta pasa por potenciar las ventas en el continente americano. Se impulsará la presencia de la marca en cadenas de Nueva York, pero también de países como México, Colombia o Chile con una creciente capacidad adquisitiva y millones de potenciales clientes. La nueva mayoría accionarial abogó desde el principio por la continuidad de los fundadores, los Saroni, como accionistas importantes y responsables de los diseños y patronajes y del modelo de empresa y por una permanencia de Gedesco a medio y largo plazo. Sara Saroni es desde hace años el alma máter del área de diseño de la firma junto a su madre Rosario. «Confeccionamos todo tipo de prendas, camisas, pantalones, tanto para hombre como para mujer. Siempre nos adaptamos a las necesidades y peticiones del cliente», afirma Sara.

Saroni provee de prendas de calidad a tiendas repartidas en un mercado global. La próxima apertura de dos oficinas en Barcelona y A Coruña confirma ese ansia de expansión una vez superados los malos momentos. La firma, desde su nacimiento, decidió abarcar todo el proceso productivo textil a lo largo de nueve pasos: creación del tejido, tintorería, laboratorio, diseño, corte, confección, producción y distribución. En las épocas de bonanza, la compañía contó con más de 200 empleados. La apuesta era clara, calidad y diseño puntero, pero la crisis se llevó por delante más de un centenar de esos empleos y llegaron las pérdidas. Ahora la nave de la sociedad, de 5.000 metros cuadrados en el polígono industrial de Pazos en Verín, cuenta con medio centenar de empleados. Fuentes de la sociedad, no obstante, muestran su esperanza en que la consolidación de los puestos de trabajo vaya a más.

Un día de trabajo en las instalaciones de la empresa Saroni, en Verín. | SANTI M. AMIL

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Saroni vuelve a vestir de gala