Biscuits Galicia: 
Diez años a la conquista del mercado dulce 

El éxito de la empresa les obligó a trasladarse de Vigo a uno de los polígonos industriales de O Porriño. Aunque su idea era distribuir solo a hostelería la demanda les hizo vender también al consumidor


Tres hermanos y una estadística. Dicen que los gallegos consumimos un 40 % más de galletas que la media. Y así la idea se convirtió en un plan de negocio y el documento en una nave junto al río Lagares en Vigo y en ricas recetas que aspiraban a conquistar el mercado de las pastas en la hostelería. Nacía Biscuits Galicia. Han pasado diez años desde entonces y se puede decir que los hermanos Troncoso lo han logrado. Instalados ya en una nave industrial de O Porriño, cada día cientos de galletas se hornean para llegar al canal de la hostelería y al público en general a través de las grandes superficies. 

«Cuando empezamos a investigar nos dimos cuenta de que no había mucha competencia. Sin embargo, como todo negocio, fue duro. Los cinco o seis primeros años son complicados porque arrancas y, además, por la crisis, que alargó la situación», explica uno de los dos hermanos que siguen en el negocio. Según relata, la clave del éxito es la selección rigurosa de las materias primas que se usan en recetas naturales y un proceso mucho menos industrializado que otras compañías del sector. En total dan empleo a una docena de personas que han ido elaborando un sueño que comenzó con galletas para el café y ha logrado llegar desde el 2007 a hospitales, hoteles y grandes supermercados. 

Como no podía ser de otro modo cuando hay mucha ilusión en un proyecto, no se ponen límites, aunque intentan avanzar con los pies en la tierra. Biscuits Galicia ha introducido nuevas recetas y variedades; en el 2011, se han centrado en invertir en la automatización de las instalaciones y también venden ya otros productos de repostería. 

«Estamos muy contentos con nuestro recorrido aunque queremos expandirnos. Poco a poco esperamos aumentar nuestra extensión y llegar a las grandes superficies a nivel nacional. Además, también esperamos ofrecer nuevos formatos y nuevas fórmulas», explican desde la fábrica, donde cuentan que el mercado es quien manda, ya que hay variedades con mejor acogida que otras. «Lo que mejor funciona son las rellenas de chocolate, al final es una idea sencilla, pero gusta. Los surtidos en concreto tienen mucho éxito», comentan desde O Porriño. Las cifras le dan la razón a los hermanos Troncoso, en el año 2006 sacaban al mercado dos millones de unidades, que en el 2011 superaban los 17 millones. 

Jorge Troncoso: Responsable de producción

«Estamos muy orgullosos de Galicia y lo convertimos en nuestra seña»

Los gallegos somos larpeiros, no hay duda. Y tenemos buenos productos. Así que con esas dos bazas Jorge Troncoso pelea para que Biscuits Galicia siga creciendo. 

-Una de sus grandes apuestas  que los diferencia de la competencia es el uso de productos autóctonos y llevar el nombre de su tierra en la denominación. 

-Estamos muy orgullosos de Galicia y lo convertimos en nuestra seña. Tenemos además la ventaja de que el producto gallego está muy bien valorado. Es un artículo sencillo y económico, pero nuestra diferencia es el sabor. Así es como se logra la fidelidad. Ser un producto gallego y menos industrial que la competencia son dos aspectos clave. 

-¿Cuándo se trasladaron a O Porriño?

-Lo decidimos hace cuatro o cinco años. El taller obrador que teníamos en Vigo era como una gran pastelería, pero quedábamos escasos por todos lados. A la hora de almacenar materiales y hacer compras, a la hora de organizar nuestra distribución... Irnos a un lugar más grande era una necesidad vital. En la ciudad no podíamos crecer, por eso nos fuimos al polígono de As Gándaras. 

-También se han lanzado a otros ámbitos de la repostería más allá de las pastas.

 -Hacemos magdalenas, muffins rellenos de chocolate y algunas cosas más de repostería. Son cuatro o cinco variedades que suponen una línea de producción pequeña y, desde luego, más artesana. Esperamos en el futuro ampliar las referencias que tenemos en la fábrica. 

Votación
1 votos

Biscuits Galicia: 
Diez años a la conquista del mercado dulce