Energías renovables en la región del petróleo

Laura F. Palomo. Amán

MERCADOS

Los países de Oriente Medio, liderados por Arabia Saudí, introducen la diversificación energética como alternativa al crudo. Quieren también controlar ese mercado

09 mar 2015 . Actualizado a las 18:33 h.

La región del petróleo, desde donde Arabia Saudí es capaz de influir en los precios mundiales de crudo, apuesta por las energías renovables. También es región de desiertos, una potencial plataforma de paneles solares que convierte esta fuente de energía en una de las más exploradas para inversiones por los países de Oriente Medio. Estrategia o pragmatismo, lo cierto es que las reservas de crudo y gas son limitadas y las demandas domésticas aumentan imparablemente, así que la necesidad de diversificar las fuentes de energía se ha convertido en una prioridad en la región, especialmente, entre los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

La monarquía saudí ya ha anunciado que su objetivo es también liderar el mercado de la energía, esta vez, limpia, y pretende producir 54 gigavatios de energías renovables en el 2030, una tercera parte de lo que consume anualmente.

Aunque, de momento, es Jordania -el país más escaso en recursos naturales de la zona que tiene que importar el 96 % de su energía- el que está a la cabeza de las renovables, como reconocía el directivo Nasser Ali Khasawneh en el Congreso Telegraph de Oriente Medio que estos días abordaba en Londres cómo reavivar las economías en el mundo árabe. Sin ir más lejos, las 6.000 mezquitas que hay en el país se abastecerán de energía a través de paneles solares a finales del 2015, según un plan anunciado esta semana por el Ejecutivo jordano.