Edelmira Barreira: «El reto demográfico no se soluciona con planes ni medidas puntuales»

«Yo no doy por perdida ninguna zona de España. Hay que luchar por los que quieren vivir en el medio rural», asegura la alta comisionada del Gobierno ante el Reto Demográfico


vigo / la voz

Hace un año que accedió al cargo de alta comisionada ante el Reto Demográfico y en breve hará públicas sus propuestas para tratar de frenar la despoblación y la caída de la natalidad. Edelmira Barreira (Verín, 1978) apuesta por favorecer la permanencia de jóvenes y mujeres en el medio rural y sobre todo por lograr que los poderes públicos tengan presente la demografía en sus decisiones. Ella no tiene hijos, pero asegura que quiere facilitar la decisión de tenerlos a quienes se lo estén planteando.

-¿Hay remedio para la despoblación y la caída de la natalidad?

-Tenemos que ser realistas pero no resignados. Son problemas que vienen de muy atrás. Llevamos más de 30 años por debajo del índice de renovación de las generaciones [2,1 hijos por pareja], y la despoblación comienza a mediados del siglo pasado.

-¿Hay zonas sin solución posible?

-Yo no doy por perdida demográficamente ninguna zona de España. Hay que luchar por los que quieren mantener su vida en el rural y estamos intentando plantear medidas para ayudarles y que tengan más oportunidades para quedarse. Y hay que huir de la visión negativa de la despoblación, porque si transmitimos esa sensación de zonas deprimidas, donde no queda futuro y la gente se va, por mucho que hagamos, ¿quién se va a vivir allí?

-¿Con cuántos años de retraso se ha convertido la demografía en problema de Estado?

-No partimos de cero. Este Gobierno ha hecho importantes avances. Creó los cheques familiares, las ayudas a las familias numerosas, a las monoparentales con dos hijos, a las que tienen miembros con discapacidad, respaldos fiscales para adecuarse a sus cargas familiares de 1.200 euros anuales. Y creó el complemento de maternidad en las pensiones. Nos podemos situar a la vanguardia de Europa como el primer país que aborda esto de forma integral. También el Gobierno gallego fue de los primeros en adoptar medidas al respecto.

-¿Se plantea algún logro con un resultado rápido?

-Es un tema a muy largo plazo y cualquier demógrafo certificará que la pirámide poblacional no se cambia de repente porque suba una décima la natalidad. Lo importante es hacer cosas que funcionen.

-En unas semanas presentará su plan, ¿Advierte algo como vital para dejar de perder habitantes?

-Lo principal es transmitir la sensibilidad demográfica al conjunto de las iniciativas públicas, que esto no sea un plan puntual, porque el reto demográfico no se soluciona con planes ni medidas puntuales.

-¿Qué hace falta para que tengamos más hijos? ¿Estabilidad laboral, empleo, crecimiento económico...?

-Un estudio de la Xunta basado en encuestas preguntaba qué motiva la natalidad, y la primera respuesta siempre es que es una decisión personal. Y los estudios nos dicen que españoles y europeos querrían tener más hijos. En España tenemos 1,37 hijos por mujer y 1,1 en Galicia, pero te dicen que les gustaría tener dos. Pues lo que tenemos ahí es una ventana de oportunidad en la que podemos actuar facilitando esa decisión vía apoyos a la familia, conciliación y apoyo a la crianza de los hijos para que esa decisión se pueda tomar.

«Captar población con la inmigración es siempre el factor más voluble»

Apuesta por favorecer económicamente a los territorios demográficamente en crisis, por coordinar con Europa las soluciones poblacionales y huye de planes generales. «Hay que atender a las circunstancias de cada zona», dice.

-¿Solo Mónaco tiene un índice de natalidad más bajo que el de Galicia, Asturias o Castilla y León. ¿Deberían tener una discriminación económica positiva?

-Una de nuestras luchas es que el efecto demográfico se tenga en cuenta en Europa. Pero sí, tiene que afectar esta situación al conjunto de las políticas públicas.

-¿Ve irremediable que Galicia se quede por debajo del 6 % de la población de España?

-Las proyecciones del INE nos dicen que el saldo vegetativo será negativo en los próximos años [más fallecimientos que nacimientos]. Pero la voluntad es trabajar para incentivar y animar la natalidad, porque si las batallas no las luchamos, las daremos por perdidas. Queremos trabajar también en el paulatino retraso del acceso a la maternidad, que está por encima de los 30 años y en Galicia de los 31.

-¿Cómo observa el alto comisionado la apertura a la inmigración para reequilibrar la población?

-Es un factor en el crecimiento de la población, y en los últimos meses el saldo migratorio de hecho ha pasado a ser positivo. Pero es el factor más voluble, porque depende de las condiciones del país de acogida y del de salida. Por eso la política migratoria en España tiene que ser europea y hay que trabajar de manera coordinada.

-Bajar impuestos, favorecer la contratación en el rural...

-Lo más eficaz es entender las necesidad de cada zona y sus características para ver cómo les podemos ayudar. Una clave es atender a los jóvenes y a las mujeres, que son los que van a condicionar la evolución demográfica. Favorecer su permanencia es la clave.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Edelmira Barreira: «El reto demográfico no se soluciona con planes ni medidas puntuales»