Menos cuotas y el cierre de la raya ponen «en perigo» a la pesca artesanal

El recorte en la merluza deja a la bajura con apenas 8.000 kilos por barco


redacción

A unos días de que el ministro de Agricultura y Pesca, Luis Planas, visite oficialmente Galicia, la Federación Galega de Confrarías de Pescadores le lanza un mensaje, como máxima autoridad española del sector, instándolo a «defender a pesca como un sector esencial dende a perspectiva social e económica de Galicia e de España». José Antonio Pérez, presidente de los pósitos gallegos, en representación de todos ellos, alerta públicamente «do grave prexuízo que a falta de cotas e os peches de pesqueiras importantes están a causar á frota artesanal». Tan preocupante es la situación que, según las cofradías, «está en perigo a viabilidade» de las embarcaciones gallegas de menor porte.

Y aunque quedan unas 3.800 -tras haber desaparecido casi la tercera parte de las que estaban de alta en el 2006-, la flota artesanal continúa siendo mayoría entre los 4.300 pesqueros de Galicia. Según la federación que preside Pérez Sieira, «o sector non se pode manter cunha incerteza do que vai a poder pescar no futuro». De ahí su «preocupación», porque las informaciones que manejan sobre las cuotas en este momento todavía están a expensas, «nalgún caso, da negociación co Reino Unido».

Esa en la que el presidente de la Xunta y la conselleira de Mar han pedido al Gobierno español que les permita participar directamente y que ponga toda la carne en el asador porque, en su opinión, el acuerdo del brexit volvió a usar a la pesca como «moeda de cambio». Críticas que se traducen en que el Ejecutivo autónomo clame contra un pacto que considera «moi negativo a curto, medio e longo prazo», porque recorta posibilidades de capturas y, por tanto, ingresos. Según Cepesca, la gran patronal de la flota española, 54 millones en cinco años, de los cuales alrededor de 50 los perderían pesqueros con base en puertos gallegos.

Sin raya de Fisterra hacia el sur

El cierre provisional de la pesquería de la raya mosaico entre Fisterra y A Guarda no tiene relación directa con la consecuencias de la marcha del Reino Unido, sino con la gestión de los recursos que emana del Gobierno español, ateniéndose a las directrices de la Unión Europea. Según las cofradías gallegas, su captura está prohibida desde que comenzó este año, justo en el mes en el que la raya está en su mejor momento. Para la flota artesanal ese cierre es «a peor nova que se pode esperar sobre esta especie». De momento todavía es posible capturarla desde Fisterra hasta A Mariña.

Solo 8.000 kilos de merluza

Si la comunicación del veto a las capturas de raya fue la mala noticia de víspera de Nochevieja, el 5 de enero, la noche de Reyes, la flota gallega de artes menores recibió otro regalo que tampoco quería. El borrador del reparto de cupos para este año les asigna un máximo de 8.000 kilos de merluza por barco, añade el comunicado difundido por la federación que preside José Antonio Pérez. Y aunque admite que la propuesta no es definitiva, llama la atención sobre el hecho de que se los recortarían casi a la mitad porque en el 2020 les permitieron capturar 15.000 kilos por embarcación.

Xarda y bonito del norte se han consolidado como complementos de la flota artesanal. Sin embargo, según la entidad que representa a todas las cofradías gallegas, con la xarda esperan «unha campaña excesivamente curta, 4-5 días, como nos últimos anos». Y en cuanto al bonito, la costera «nos últimos anos é cada vez máis curta debido a que cada vez máis buques se desprazan a esta pesqueira ao no ter outras especies ás que traballar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Menos cuotas y el cierre de la raya ponen «en perigo» a la pesca artesanal