Un quimiquero cargado de etanol estuvo 4 días a la deriva frente a Galicia

Sufrió un incendio el lunes pasado y rechazó la ayuda de Salvamento


a coruña / la voz

Un quimiquero de bandera panameña y 98,8 metros de eslora, cargado con etanol y aceite base, ha permanecido con la máquina averiada a 26 millas al nornoroeste del cabo Ortegal durante 4 días. Estaba así desde el pasado lunes, fecha en la que sufrió un incendio que lo dejó sin motor e imposibilitado para navegar. Ese día, Salvamento Marítimo ofreció auxilio al buque para sofocar las llamas a bordo, pero esa ayuda fue rechazada porque desde el mercante se indicó que ya habían sido capaces de extinguir el fuego por sus propios medios y que no precisaban apoyo.

Ayer por la mañana, al lado del mercante, el Sucran C -que había partido de Riga y aún estaba lejos de su destino, el puerto de Gebze, en Turquía-, había dos remolcadores: el español Ibaizabal Nueve, que zarpó del puerto de A Coruña hasta la zona, y el ruso Spasatel Demidov. Aún había que sumar uno tercero, el Sar Gavia, este de Salvamento Marítimo, que permaneció expectante en las inmediaciones para vigilar la operación que vendría a continuación: un remolque comercial. Es decir, una asistencia con cuyos gastos debe correr el armador.

Durante horas, la tripulación del buque mercante, que se encuentra en buen estado y en ningún momento requirió asistencia, estuvo esperando a que la casa armadora acabase de negociar el remolque con uno y otro. Y, por supuesto, la de ambos remolcadores, que también tuvo que aguardar el resultado de las conversaciones para saber cómo actuar.

Rumbo a Langosteira

Los detalles y el importe económico se desconocen, pero el encargo se lo llevó el remolcador ruso, que en la tarde de ayer dio enganche al Sucran C conduciéndolo hasta el puerto de Langosteira.

Precisamente, el destino del buque averiado fue otra de las incógnitas que tuvo en vilo a los tripulantes de los buques de asistencia. Aunque el mercante panameño tenía autorización desde por la mañana para atracar en punta Langosteira, el armador estaba valorando si trasladarlo hasta el puerto exterior de Ferrol o incluso conducirlo al de Santander. Finalmente, según informaron fuentes de Salvamento Marítimo al cierre de esta edición, el quimiquero se dirigía hasta los muelles de la terminal coruñesa, a donde estaba previsto que llegase esta mañana.

Las mismas fuentes explicaron que el Sar Gavia iba escoltando a las embarcaciones para comprobar que la operación de remolque se realizaba correctamente y en condiciones de seguridad.

En el sector marítimo ha indignado la calma con la que el armador se ha tomado la resolución del problema. Aunque el mercante averiado se encontraba a mucha distancia de la costa, a la mente vino el caso reciente del Blue Star, que acabó en las rocas supuestamente, sostienen algunos, por lo que se demoró la negociación del propietario del barco con el remolcador.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un quimiquero cargado de etanol estuvo 4 días a la deriva frente a Galicia