El confinamiento invierte el signo negativo en el consumo de pescados y mariscos

Se desembolsó un 15 % más para elevar las compras un 10 %


redacción

Ha tenido que venir una pandemia para hacer repuntar, por fin, el consumo de pescados y mariscos en los hogares españoles. Un 10 % más, según el repaso estadístico que ha hecho la patronal conservera, Anfaco-Cecopesca, a los primeros seis meses del año. Y por esas 559.320 toneladas que se adquirieron se desembolsaron casi 5.000 millones de euros, un 15 % más de la factura que se pagó entre enero y junio del 2019.

El pescado fresco fue el principal producto adquirido en este tiempo. Supuso casi la mitad (un 45 %) de lo que introdujo el consumidor en la cesta de la compra. Le siguió por volumen las conservas de pescado y marisco, un 18 % del total.

Que la pandemia le ha venido bien a las ventas de productos del mar se comprueba al ver la evolución del consumo por meses. En las gráficas se aprecia perfectamente que el mayor aumento del gasto y del consumo per cápita de pescado se produjo en los meses de abril y mayo, coincidiendo con el primer estado de alarma y la temporada más dura del confinamiento, período en el que apenas se permitían las salidas domiciliarias más que para ir al supermercado, a la farmacia o a trabajar si se desempeñaba una actividad que no pudiera hacerse en remoto.

Todas las categorías

El aumento del consumo se ha apreciado en prácticamente todas las categorías de producto, con la excepción del pescado salado, que ha caído un tercio con respecto al mismo semestre del año anterior. Por lo demás, en todos los casos ha habido subidas. En el pescado fresco y en conserva, por supuesto, pero también en congelado o ahumado.

También se aprecia un aumento importante en el consumo de mariscos. Las compras en fresco aumentaron un 5 %, suficiente para hacer subir la factura por este concepto un 14 % hasta sumar 627 millones de euros. Pero las verdaderas subidas, al menos en volumen consumido, se aprecian en los mariscos cocidos (19 %) y congelados (13 %), según los datos de Anfaco. Por la compra de aquellos se desembolsaron casi 122 millones de euros y el total de los conservados bajo cero rozó los 500 millones de euros.

Por lo que respecta al producto que más interesa a Anfaco-Cecopesca, las conservas de pescado y marisco, estas han tenido un buen comportamiento. El mayor consumo per cápita se detectó en el período de marzo a mayo, pero con un mayor desembolso al principio del encierro. La gente se metió en su casa, pero no sin sus latas. Por el volumen adquirido bien podría decirse que los españoles se atrincheraron tras las 25.500 toneladas de latas que adquirieron y en las que gastaron cerca de 263 millones de euros. Y se las comieron todas, porque en abril hubo que volver a levantar ese fuerte de hojalata. Se compraron otras 25.500 toneladas, pero esta vez la factura fue de 234 millones. En mayo subió el volumen a las 26.000 toneladas, pero el gasto se quedó en 228 millones.

¿Y qué había dentro de esas latas? En más de la mitad de ellas, atún (55,6 %), pero no faltaron las de mejillones (8 %), las sardinas (6,4 %) o los calamares (2,8 %) y berberechos (2,4 %).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El confinamiento invierte el signo negativo en el consumo de pescados y mariscos