Toneladas de pescado gallego permanecen retenidas en el Sáhara al reanudarse los bloqueos en la frontera

Los armadores han pedido que se active la salida exprés del caladero mauritano y descargar en puertos de otros países


redacción / la voz

La flota gallega de fresco que faena en Mauritania llevaba un tiempo tranquila en lo que respecta a la operativa habitual de comercialización del pescado. Hacía meses que los camiones en los que envían la merluza negra y la palometa que venden en España transitaban sin problemas desde Nuadibú -donde descargan los arrastreros y los palangreros de fondo que trabajan en el caladero africano en el marco del acuerdo de pesca de con Mauritania- hasta Cádiz y Vigo, destino final, respectivamente, de las especies citadas.

Pero esa rutina se rompió la semana pasada. Decenas de saharauis llegados desde zonas liberadas y de los campos de refugiados de Argelia se apostaron en el paso fronterizo de Guerguerat, que separa Mauritania del Sáhara occidental, para exigir a la ONU que cumpla con el compromiso de celebrar un referendo de autodeterminación en la que es la mayor protesta en ese punto. Ese acto reivindicativo comenzó el miércoles pasado y hoy la fila de camiones allí retenidos ocupa ya varios kilómetros por un lado y por el otro.

En esa larga hilera se encuentra el pescado de cinco barcos gallegos -tres arrastreros y dos palangreros- que no han podido evitar quedar atrapados, puesto que después de más de medio año sin cortes ni problemas de ese tipo no contaban con este bloqueo que ha dejado en medio del desierto unas 200 toneladas de pescado.

Salida exprés

Los armadores ya han pedido que se active la salida exprés del caladero mauritano. Esa suerte de solución arbitrada en el último acuerdo de pesca para salvar por vía marítima los atascos intermitentes en tierra. Afortunadamente, esa posibilidad «ya está abierta», explica la armadora de Marín María de Pazo, que tiene las capturas de la marea de dos barcos en esa fila de camiones.

De Pazo agradeció la prisa que se ha dado el Ministerio de Agricultura y Pesca para activar, Bruselas mediante, la posibilidad de abandonar el caladero mauritano sin tener que ir a puerto y descargar las capturas bien en Marruecos, bien en Las Palmas u otra dársena de un tercer país. Sin embargo, echa de menos una explicación o mayor información por parte de las autoridades del Ministerio de Asuntos Exteriores. «Como afectados que somos mereceríamos otro trato y que alguien nos informase de la situación», puesto que ahora conocen el problema «a través de los chóferes y otras fuentes no oficiales».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Toneladas de pescado gallego permanecen retenidas en el Sáhara al reanudarse los bloqueos en la frontera