Bruselas saca de nuevo la tijera para amenazar con más recortes al besugo

Entre Fisterra y el golfo de Cádiz solo se podrían pescar 93 toneladas al año


redacción / la voz

Bruselas fue dura con los stocks pesqueros del mar Báltico y no parece que vaya a ser menos clemente con las especies de aguas profundas del Atlántico nororiental. El sector se prepara para lo peor. La Comisión Europea hizo ayer pública su propuesta de totales admisibles de captura (TAC) y cuotas para el año que viene y el que le sigue y viene con la tijera bien afilada. Al menos para el besugo de aguas ibéricas, cuyas posibilidades de pesca quiere recortar en un 20 %. Lo malo es que el pretendido trasquilón viene detrás de una serie de tajazos que han llevado a la Administración española a prohibir la captura dirigida de la especie y a imponer drásticos cupos diarios tanto en el Cantábrico y las aguas ibéricas como en Gran Sol, donde un barco no puede capturar más de 40 kilos por día.

En esta ocasión, Bruselas quiere limitar las posibilidades de pesca en la zona IXa -desde Fisterra hasta el golfo de Cádiz- y dejarlas en unas nimias 118 toneladas, de las que 93 corresponderían a España.

Aparte de que se trata de una especie de gran valor económico y, por tanto, interesante para la flota, la fuerte limitación de capturas estrecha aún más el nudo de esa soga que amenaza a los barcos, sobre todos los de pesquerías mixtas, con el estrangulamiento si no se introduce alguna flexibilidad. Podrían verse abocados a parar por falta de cupo.

No es el besugo la única variedad que ve delante el filo de la navaja. Las propuestas de recorte afectan también al sable negro del golfo de Vizcaya, Cantábrico y de aguas ibéricas, así como al granadero de roca, pero este ya de Skagerrak y Kattegat.

La Comisión Europea ofrece explicaciones de por qué es conveniente reducir estas dos especies. En el caso del sable negro, para que el persigue un tajo del 25 %, aduce atender a las recomendaciones científicas y a corregir la apertura de mano que se hizo en la anterior revisión, cuando la cuota de alguna zona solo se redujo en 29 toneladas cuando lo que sugería el ICES (Consejo Internacional para la Exploración del Mar) era de 280.

A la hora de explicar el 90 % de reducción que busca para el granadero de roca, Bruselas apunta que la recomendación era de aplicar un TAC cero. En vez de eso, la Comisión propone rebajar el cupo de capturas accesorias para seguir las indicaciones del dictamen científico, ya que «el riesgo de crear un efecto de estrangulamiento es menor de lo anteriormente considerado».

¿Y qué justificación da para trasquilar el besugo? Ninguna. Ninguna, porque el compromiso que adquirió el Ejecutivo comunitario al aprobar el plan plurianual de aguas occidentales era justificar todas aquellas propuestas de recorte que superen el 20 %. Y el Pagellus bogaraveo está justo en ese límite.

De todos modos, la flota podría llevarse aún más sorpresas. Ocurre que la mayor parte de los TAC figuran con la leyenda p.m. o pro memoria, pues se trata de stocks compartidos con el Reino Unido y todavía no se han resuelto los términos del divorcio que viene a partir del 1.

Tiburones y reloj anaranjado

Ya se verá, pero también hay otras importantes amenazas, como la propuesta de cierre total a la captura de reloj anaranjado, ya no en los siguientes dos años, sino hasta el 2024; o el cierre o la reducción al mínimo de la mortalidad por pesca de los tiburones de aguas profundas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bruselas saca de nuevo la tijera para amenazar con más recortes al besugo