Las redes fantasma son el plástico más letal para la vida marina, según WWF

El grupo ecologista inicia una campaña mundial contra estos desechos


redacción

Las redes abandonadas, protagonistas de la pesca fantasma, son los desechos plásticos más letales para las especies marinas, asegura la agrupación conservacionista WWF, que ha lanzado una campaña a nivel mundial para poner fin a esta amenaza para la vida en el mar. La entidad sostiene que el problema es tan grave que se calcula que, a nivel mundial, el 66 % de los mamíferos marinos, la mitad de las aves y todas las especies de tortugas marinas han quedado atrapadas en ellas; algunas han quedado heridas y otras han muerto.

WWF alerta de que el plástico está ahogando al planeta. Estima que 11 millones de toneladas de ese material acaban cada año en el océano. Pero, de todos ellos, las redes abandonadas son los peores: entre 500.000 y un millón de toneladas de aparejos fantasma se convierten en trampas para mamíferos, tortugas y aves marinas que mueren enredadas o asfixiadas, un fin, además, lento y doloroso. Según la organización, se calcula que cerca del 6 % de todas las redes de pesca, el 8,6 % de las trampas y nasas y el 29 % de todas las líneas de palangre utilizadas a nivel mundial se abandonan, pierden o descartan en el medio ambiente. Ejemplo de la magnitud del problema -dice WWF- es que al menos el 46 % de las 79.000 toneladas de plástico que forman la gran mancha de basura del Pacífico están compuestas de artes de pesca. También dañan hábitats marinos vitales, como los arrecifes de coral y los manglares, y amenazan las fuentes de alimentos y los medios de vida de pescadores artesanales.

Así, WWF insta a los Gobiernos a adoptar las mejores prácticas para la gestión de las artes de pesca y a unirse a su Iniciativa Global de Redes Fantasma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las redes fantasma son el plástico más letal para la vida marina, según WWF