La pesca se alía con la Xunta para frenar la absorción del Oceanográfico por el CSIC

Mar, patronal, pósitos y acuicultores reprochan que les hayan dejado al margen a pesar de ser miembros del consejo rector del Instituto


redacción / la voz

La Confederación Española de Pesca (Cepesca), la Asociación Empresarial de Acuicultura de España (Apromar), la Federación Nacional de Cofradías de Pescadores (FNCP) y la Consellería do Mar de la Xunta de Galicia quieren ver al ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque. Quieren decirle a la cara que la decisión que se ha tomado para sacar del colapso al Instituto Español de Oceanografía (IEO) es «un error». Que su integración en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) no es la mejor de las soluciones. Y, de paso, trasladarle que están decepcionados por no haber sido ni informados, ni consultados en un entierro en el que sí tienen vela, como miembros del consejo rector del IEO que son.

Todo eso quieren decírselo en persona Cepesca, Apromar, las cofradías y Mar, que han hecho llegar un escrito a Duque solicitando un encuentro para analizar en detalle la situación del organismo y, sobre todo, «reconducir el futuro» del IEO, que empieza a estar perfilado en borradores de integración que no acaban de convencer ni a propios ni a extraños. En esa misiva, el sector pesquero español y su aliado el Gobierno gallego muestran también su «profunda preocupación» por la situación que atraviesa desde hace años este organismo y que, «lejos de solucionarse, se va agravando aún más».

Tanto la patronal pesquera como la acuícola, además de los pósitos y la Xunta, están convencidos de que es un «grave error» que el CSIC absorba al instituto, pues interpretan que esa integración va a «menoscabar un pilar básico como es el IEO para una buena gestión pesquera». Es una decisión mala para el país incluso «desde el punto de vista estratégico», aseguran.

Que un gigante como el CSIC se trague al modesto IEO pondrá en riesgo «la identidad y cultura del instituto», amén de «su autonomía, su independencia económica, su capacidad de interlocución directa» con el sector y hasta «su capacidad de respuesta inmediata». Y desaparecerá justo en unos momentos que, a juicio del sector, son claves de cara a afrontar los grandes retos en materia de protección y conservación de los océanos.

En este sentido, la pesca recuerda a Duque que los compromisos internacionales en materia pesquera que debe cumplir España en los próximos años «requieren de una estructura sólida, con suficientes recursos humanos y financieros que permitan el adecuado asesoramiento y participación en los comités científicos de las organizaciones regionales de pesca (ORP). Y eso hace necesaria una apuesta firme por «una investigación aplicada al servicio de la sociedad y de los sectores marítimos españoles y europeos», además de una entidad que siga desarrollando «su papel en la evaluación científica y la gestión de las pesquerías».

Retos inmediatos

Los aliados ponen énfasis en el papel clave que juega y debe seguir jugando el IEO para alcanzar los objetivos que marcan la política pesquera común, en las directivas comunitarias de Estrategias Marinas y de Ordenación del Espacio Marítimo, y las cada vez mayores exigencias en materia de conservación y protección de los océanos, salvaguardando el equilibrio social, económico y medioambiental en nuestro tejido productivo. Todo, sin olvidar su función en los debates actuales sobre cambio climático, acidificación de los océanos, su contaminación o el impacto de otras actividades humanas.

En definitiva, que se necesita un organismo especializado, un IEO «fuerte, autónomo y dotado de los medios adecuados para cumplir su misión» y no una entidad diluida en un macroorganigrama. Esta opinión es la que hubieran trasladado a Duque si es que les hubiera consultado antes. Y ese es otro reproche que hacen al ministro: haber cocinado el futuro del IEO sin consultar a quienes son miembros de su consejo rector.

Los sindicatos rechazan la «integración exprés» que pretende Ciencia

Como Duque no responda pronto a la solicitud de encuentro, puede que la pesca se encuentre con hechos consumados. Al menos si, como advierten los sindicatos, el ministerio busca una «integración exprés» de los tres organismos de investigación pública (OPI) que en julio pasado decidió integrar en el CSIC: el IEO, el IGME (Instituto Geológico y Minero de España) y el INIA (Instituto Nacional de Investigación Agraria).

En una nota, CC.OO. apunta que esa premura en un año de emergencia sanitaria y con la gestión de esos organismos y su personal «sobrecargados, colapsados y con problemas crónicos de falta de capacidad de ejecución ordinaria» no es procedente. Además, señalan que el ministerio no ha proporcionado documentación «más allá de un resumen exiguo al que denominan proyecto de real decreto de reorganización de los OPI», que no es ni siquiera el borrador de ese texto legal, sino «una vaga relación de intenciones que no hace referencia a las herramientas jurídicas ni ofrece los datos económicos que afectan a los centros y a su personal para llevar a cabo el proceso».

Según los sindicatos, el camino que pretende marcar la Administración «implica el redimensionamiento de los organismos», lo que supone abordar estudios rigurosos de sus estructuras, funciones y servicios generados, con sus necesidades y deficiencias, una tarea que precisa tiempo y consenso, con la necesaria discusión sobre sus objetivos y prioridades y sobre la identificación de sus puntos débiles. Por eso precisamente creen que es «imposible» plantearse el 1 de enero como fecha tope de la fusión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La pesca se alía con la Xunta para frenar la absorción del Oceanográfico por el CSIC