Cinco gallegos entre los 30 tripulantes rescatados de un pesquero incendiado en Angola

Salvamento asumió desde Madrid la coordinación del operativo de rescate


redacción

La tripulación del pesquero Figaro, de bandera española y armador donostiarra, se encuentra a salvo después de que el barco sufriese un incendio cuando se encontraba a 21 millas al norte de la ciudad de Lobito, en Angola. A bordo del barco había 30 tripulantes, de los que cinco son gallegos y tres de ellos nacidos en Marín. También componían la dotación 16 angoleños, 5 senegaleses, tres peruanos y un ghanés.

La emergencia fue atendida por los controladores marítimos del Centro Nacional de Coordinación de Salvamento (CNCS) en Madrid, donde se recibió por teléfono la alerta de fuego a bordo.

Tras contactar con las autoridades de la zona, Salvamento en Madrid asumió la coordinación del operativo de rescate. Así, se emitieron alertas de socorro por onda corta y por satélite, se movilizó a los barcos que había por la zona y se consiguió rescatar a los 30 tripulantes sanos y salvos. Estos fueron recogidos de las cuatro balsas salvavidas que lanzaron cuando comprobaron que no era posible controlar el fuego.

Los marineros subieron a bordo del remolcador Couper Tide sobre las 12.49 horas de este lunes. Este puso rumbo al puerto de Lobito, en el que serán desembarcados.

Fuentes de Salvamento Marítimo explicaron que esta tarde el pesquero seguía a flote, pero se encontraba a la deriva y continuaba saliendo humo de su interior. También indicaron que el armador se hará cargo del pesquero.

El Figaro, un arrastrero congelador con licencia para faenar en aguas internacionales y de terceros países, tiene 43 metros de eslora total y está en activo desde 1991. Había zarpado de Luanda el pasado sábado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco gallegos entre los 30 tripulantes rescatados de un pesquero incendiado en Angola