Ribera bloquea en frigoríficos y barcos cien toneladas de marrajo ya elaborado

Cepesca acusa a la ministra de estar llevando a la ruina a decenas de empresas


redacción / la voz

La Confederación Española de Pesca (Cepesca) calcula que más de cien toneladas de marrajo dientuso capturado legalmente permanece almacenado en frigoríficos o en las bodegas de los propios barcos sin poder salir al mercado, pendientes de recibir la autorización que tiene que expedir el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco). Javier Garat, secretario general de la patronal pesquera, acusa a Ribera y a su departamento de estar provocando la ruina de decenas de empresas al imponer unos límites a la comercialización de esta variedad de escualo (Isurus Oxyrinchus) totalmente descoordinados con la cantidad que el Ministerio de Agricultura y Pesca autoriza a pescar. «Se ha llegado a una situación diabólica, en la que el Miteco no permite vender el marrajo y, a la vez, Pesca no ha dado una instrucción para dejar de alijar a bordo la especie», asegura Garat, que reclama una solución urgente.

El caso es que, por una «decisión política» en la CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres), en contra de la opinión del grupo de expertos de la FAO y a pesar de que la Secretaría General de la CITES no era favorable a la inclusión, el marrajo entró en el apéndice dos de esa convención, que en la práctica se traduce en un mayor control de su comercio. Para venderse, el pescado debe ir acompañado de un certificado CITES que físicamente expide Comercio, pero en base a una recomendación de Transición Ecológica. Y este emitió autorizaciones, pero no para todas las capturas que la flota española puede realizar. En el caso del Atlántico, los papeles de Ribera poco más cubrieron de un tercio de las 900 toneladas que se podrían capturar legalmente. Se quedó en las 350 toneladas, cantidad que ya se superó en junio sin que se corrigiese al alza esa cifra que Pesca aseguraba que era solo provisional.

Así es que, con cien toneladas en el limbo del frío, las empresas se ven «con la soga al cuello» y todo por «un capricho del Miteco», pues España es el único país que ha puesto semejante límite. «No lo ha hecho Portugal, ni Marruecos, ni ningún otro de la ICCAT (Convención para la Conservación del Atún Atlántico)», la organización que regula la pesca de la especie en ese océano. 

Prioridad para Planas

Y mientras esperan a que Ribera y Planas desbloqueen la situación -según el ministro confesó a Cepesca es una de sus prioridades-, la flota hace ver a Ribera y a su secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, que quizás les convendría interesarse por saber «en qué consiste el sector pesquero» en vez de dar pábulo al sambenito que las oenegés más radicales del conservacionismo le colocan y que «no se corresponde con la realidad».

Si ahora es preocupante esa descoordinación, más lo es ante lo que la pesca tiene por delante este año y el que viene: un convenio sobre la biodiversidad marina en alta mar que podría vaciar de contenido a las ORP (organizaciones regionales de pesca), otra revisión que podría vedarle el 30 % de los mares y una revisión de objetivos de desarrollo sostenible (ODS)... Con este panorama necesitan «unidad de criterio por parte del Gobierno de España.Porque en la pesca no solo interviene Agricultura, sino que cada vez tienen más que decir Transición Ecológica, Comercio, Trabajo, Sanidad, Fomento, Asuntos Exteriores y no están para permitirse que el coro desafine como lo ha hecho en el caso del marrajo.

La absorción del IEO, el «brexit» y el IVA del pescado, otras inquietudes del sector pesquero

En un encuentro con la prensa, la patronal pesquera hizo repaso de sus mayores inquietudes, entre las que está la absorción del IEO por parte del CSIC. Temen los pescadores que esa dilución acabe afectando a la gestión pesquera, al borrarse 106 años de investigación aplicada para asesoramiento de Gobierno y sector. Es más, Cepesca vincula lo ocurrido con el marrajo al colapso en que se dejó incurrir al IEO, que pronto no tuvo científicos presentes en los foros para defender sus informes, los más completos que existían hasta entonces.

La integración en el macroorganigrama del CSIC «es una mala noticia; un error grave», apuntó Garat, que opina que no se ha valorado bien la decisión y que seguirán insistiendo en su continuidad como organismo autónomo.

Como continuarán insistiendo en la necesidad de rebajar el IVA del pescado y dejarlo en el 4 % de los productos con tipo superreducido, por más que sus reclamaciones hayan caído más que en saco roto, en oídos sordos. Es necesario para paliar esa crisis de precios que está viviendo el sector, que todavía no se ha recuperado y para el sistema de salud español.

El brexit, sobre todo ahora que se está llegando al punto final, también desvela a la pesca, que tiene pesadillas que Barnier los deja vendidos a última hora, reviviendo el dejà vu del 86 con la entrada de España en la UE, confesó Iván López, representante de Cepesca en la Alianza Europea de Pesca (EUFA). No renuncian a cambiar aguas por acceso sin aranceles al mercado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ribera bloquea en frigoríficos y barcos cien toneladas de marrajo ya elaborado