Paquito vuelve a ser netamente gallega al comprarla Mariscos Antón, de Muros

La firma boirense, con más de 50 años, estaba controlada por un fondo valenciano


Ribeira / La Voz

La empresa de Muros Mariscos Antón acaba de dar un importante impulso a su plan de expansión con la compra de la firma Paquito, de Boiro, dedicada al procesado de mejillón y a la fabricación de precocinados. Con más de medio siglo de actividad, la compañía estaba controlada desde hace tres años por el fondo de inversión Stator, que poseía el 60 % de las participaciones. El 40 % restante estaba en manos del socio fundador, Francisco López Silva. De esta forma, Mariscos Antón, propiedad de Antón Fernández, suma ahora la transformación a su línea de negocio.

La compañía Paquito se encuentra actualmente en plena senda de recuperación de la grave situación económica y financiera que atravesaba desde comienzos de la década. Tras tres ejercicios consecutivos de crecimiento, debido a la reestructuración financiera adoptada por el fondo de inversión, la empresa de Boiro está recuperando la posición de la que gozó antaño en el mercado del mejillón.

Desde la firma, que continuará dirigida por Alberto Horrillo, indicaron ayer que el papel de las instituciones autonómicas también ha sido clave en la recuperación, ya que «a través de Xesgalicia ha apoyado la reestructuración financiera».

 El plan de viabilidad implantado por el fondo de inversión valenciano permitió salvar a Paquito de un concurso de acreedores. Sin embargo, la empresa está inmersa desde principios de año en una batalla administrativa, en este caso con Costas, que supedita la renovación de la concesión que tiene en Careixo, en la parroquia de O Castro, a la demolición de parte de sus naves.

Alegaciones presentadas

Sobre este aspecto, Alberto Horrillo comentó ayer que la compañía ha presentado las alegaciones: «En las que pedimos que no haya derribo, explicando con un informe técnico independiente las repercusiones que tendría en la viabilidad de la compañía. Esperamos que lo estimen».

Mientras el proceso burocrático continúa su curso, Paquito inicia una nueva etapa en la que la familia fundadora deja por completo el accionariado. La empresa se integra ahora en la estructura de la firma Mariscos Antón.

La compañía de Muros tiene una importante presencia en el cultivo del mejillón, ya que explota cerca de un centenar de bateas, así como en los ámbitos de la depuración y de la comercialización en fresco. En este último campo figura como el mayor comercializador.

Con la incorporación de Paquito, la empresa de Antón Fernández completa una importante integración de la cadena de suministro. La planta de Paquito posee una superficie de 17.000 metros cuadrados y, además, dispone de capacidad para procesar más de 30 millones de kilogramos anuales de bivalvo.

Para el futuro de Paquito, según indicaron desde la firma, el empresario de Muros tiene importantes planes. Mantendrá los más de 80 puestos de trabajo actuales y está previsto que la plantilla se incremente. El objetivo es la puesta en marcha de un ambicioso plan de trabajo y de crecimiento con el objetivo de mantener la buena marcha iniciada por Paquito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Paquito vuelve a ser netamente gallega al comprarla Mariscos Antón, de Muros