Pescanova afirma que mantiene su hoja de ruta en acuicultura

Dice que seguirá con los cultivos de langostino, rodaballo y tilapia


redacción

Langostino, rodaballo y tilapia es el trío de ases con el que Nueva Pescanova juega la partida de la acuicultura. Iba para full, porque tenía el comodín del salmón en Chile, pero se vio obligado a soltarlo de esa mano para no perder y acabar todavía más hipotecada de lo que estaba en el 2015. Se deshizo de la carta chilena y también de la de Honduras, del palo del langostino vannamei. Pero no prevé desprenderse de ninguna más de la baza de la acuicultura. Al contrario, fuentes del grupo aseguran que su apuesta por el cultivo de especies sigue siendo decidida y que avanza hacia el 4.0 con la puesta en marcha del Pescanova BioMarine Center. Con el centro de I+D+i en acuicultura que construye en O Grove, la multinacional quiere convertirse en referente mundial en la investigación acuícola sobre genética, nutrición, salud y sostenibilidad. Investigaciones en las que se buscarán fórmulas para mejorar el cultivo de especies como el rodaballo o el langostino vannamei, sino que avanzará en técnicas que permitan producir en acuicultura nuevas especies, como el pulpo, en el que ya ha dado pasos. Ahora bien, su puesta en marcha lleva cierto retraso, pues su inauguración estaba prevista para principios de este año.

Así es que desde la compañía niegan rotundamente las informaciones que apuntan a que la empresa estaría a punto de desprenderse de sus plantas de langostino vannamei en Centroamérica. También es cierto que la misma fuente que alude a una posible venta ya situó los activos acuícolas de Nueva Pescanova en Nicaragua, Ecuador y Guatemala entre las desinversiones inminentes hace poco más de un año.

Potencia en langostino

Nueva Pescanova es uno de los mayores productores mundiales de langostino vannamei. Según el informe del 2019, la acuicultura que desarrolla en los tres países en los que está implantado reportó unos beneficios antes de impuestos de 6,2 millones de euros. Después de desprenderse de la planta de Honduras -que tenía en alquiler-, Nueva Pescanova dispone en Centroamérica de una superficie de cultivo de 7.000 hectáreas. La mayor parte están situadas en Nicaragua, donde la multinacional gallega toma el nombre de Camanica (Camarones de Nicaragua) y explota 4.500 hectáreas, de las que obtiene más de 30.000 toneladas de la especie. Esa cifras suponen que Nueva Pescanova firme más de la mitad de la producción de langostino y sea el principal responsable de las exportaciones de ese producto.

El informe del 2018 admite, no obstante, que la operación en esta planta, con una inversión de 7 millones de euros para producir 7.000 toneladas más de langostino, fue una de las razones por las que el beneficio después de impuestos (ebitda) empeoró con respecto al año anterior.

En Guatemala (Novaguatemala) completa el cultivo (5.000 toneladas) con el procesado y comercializa langostinos pelados, en brochetas, empanados o en sushi. En Ecuador explota con Promarisco 3.000 hectáreas y tiene fábrica capaz de procesar 9.000.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pescanova afirma que mantiene su hoja de ruta en acuicultura