Portos aplaza el cobro de tasas hasta dos meses después del fin del estado de alarma

Concesionarios sin ingresos por el estado de alarma se preguntan por qué no se las condonan

Negocios ubicados en instalaciones gestionadas por Portos, como las de Ribadeo, siguen pagando tasas pese a permanecer cerrados, obligados por la pandemia
Negocios ubicados en instalaciones gestionadas por Portos, como las de Ribadeo, siguen pagando tasas pese a permanecer cerrados, obligados por la pandemia

redacción / la voz

Adaptándose a sus «posibilidades de actuación inmediata dentro do marco regulador autonómico e estatal que lle é de aplicación», Portos de Galicia aplaza hasta dos meses después del fin del estado de alarma el cobro de tasas a los usuarios de las instalaciones pesqueras, comerciales y náuticas que gestiona. Esa entidad de la Consellería do Mar se propone «aliviar a situación económica dos seus usuarios e favorecer que dispoñan de liquidez» cuando la crisis desatada por la pandemia sacude los cimientos económicos

Intenta «rebaixar posibles tensións de tesourería» en las empresas, así como «contribuír a que poidan manter a súa actividade unha vez superada esta situación excepcional». Y les brinda la opción de los aplazamientos o fraccionamientos «habituais previstos tanto na lei xeral tributaria coma nos regulamentos de recadación na comunidade».

Negocios cerrados

Concesionarios de locales hosteleros, de empresas de suministro e incluso de puertos deportivos se preguntan por qué Portos no les condona las tasas, sobre todo en los casos en los cumplen casi dos sin ningún ingreso porque la pandemia los obligó a cerrar sus negocios. Portos alega «que a día de hoxe non pode coñecerse aínda o alcance e consecuencias do estado de alarma» y, por lo tanto, solo puede posponer el cobro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Portos aplaza el cobro de tasas hasta dos meses después del fin del estado de alarma