Virginijus Sinkevicius: «Trabajamos para evitar el cierre de empresas, pero no se puede descartar»

El comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca confía en que el paquete de ayudas específico para la pesca y acuicultura evite la destrucción masiva de empleo

;
Entrevista a Virginijus Sinkevicius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la Comisión Europea

Redacción / La Voz

Ni por asomo se imaginaba Virginijus Sinkevicius (Vilna, 1990) que una pandemia mundial lo iba a dejar a los mandos de todo un sector europeo, el de la pesca y acuicultura, que ni siquiera figuraba en el nomenclátor de su cartera cuando se la entregó Ursula Von Der Leyer. Pero así ha sido y ahora la prioridad es que esta situación no se lleve por delante miles de puestos de trabajo ni se convierta en una crisis a largo plazo. El comisario conversó unos minutos con La Voz y respondió a un cuestionario sobre el paquete de apoyo específico para pescadores y acuicultores. Sinkevicius descarga en los Estados miembros la responsabilidad de controlar las ayudas, asimila marisqueo a pie a acuicultura, tranquiliza a la flota abanderada en el Reino Unido, porque también estará cubierta por las ayudas y admite que es probable que algunas empresas no salgan adelante.  

-¿Puede cuantificar, en este momento, el presupuesto que se necesitará para hacer frente a las consecuencias del coronavirus en el sector pesquero?

-Es demasiado pronto para estimar el impacto económico completo de la crisis del coronavirus, tanto en la pesca como en cualquier otro sector. Lo que es evidente es que todo el sector de los alimentos marinos se enfrenta a problemas extremos. El confinamiento y todas las medidas de emergencia relacionadas, como el cierre de restaurantes, han provocado graves perturbaciones en el mercado. La demanda ha disminuido, especialmente la de pescado fresco, y los precios están cayendo en picado. Los profesionales se ven obligados a quedarse en puerto y los acuicultores no pueden dar salida a sus productos y han de hacer frente a los costes adicionales de almacenamiento. Pero el impacto se hace notar en toda la cadena de suministro, desde los piensos hasta la venta al por menor. Nuestra primera prioridad, además de la salud de los ciudadanos de la UE, por supuesto, es garantizar que esta crisis no provoque pérdidas de empleo masivas ni se convierta en una crisis a largo plazo. Por esta razón, junto con una serie de ambiciosas propuestas dirigidas a la actividad económica en general, el 2 de abril propusimos otro conjunto de medidas para abordar las preocupaciones, perfectamente legítimas, planteadas en los últimos días y semanas por los sectores de la pesca y la acuicultura, las partes interesadas, los Gobiernos y el Parlamento Europeo.

«El impacto se está haciendo notar en toda la cadena, desde los piensos hasta la pescadería» Esta nueva iniciativa establece ayudas financieras para la paralización temporal de las actividades pesqueras, así como para las explotaciones acuícolas que no hayan podido cosechar y vender sus productos como consecuencia de la caída de la demanda. Prevé además el apoyo a las organizaciones de productores para organizar el almacenamiento temporal de productos de la pesca y la acuicultura a fin de estabilizar el mercado y mantener el valor de la cadena de suministro. Otras actividades de la Comisión se han dirigido a fomentar una mayor estabilidad del mercado, reducir el riesgo de que se desperdicien productos del mar de alto valor (o se destinen a fines distintos de la alimentación humana) y contribuir a absorber el impacto de la crisis sobre la rentabilidad de los productos.

-¿Dispone la UE de suficientes fondos para hacer frente a esta crisis? ¿Cree que los Estados miembros podrán asumir el 25 % de la financiación que les corresponde?

-Hay suficientes recursos en el actual presupuesto. Por tanto, los Estados miembros disponen de la flexibilidad necesaria para reasignar a medidas específicas, sobre la marcha, los recursos financieros existentes en sus programas operativos. Esta posibilidad se verá limitada por las asignaciones presupuestarias que los Estados miembros ya han recibido, y que no pueden superar.

-¿Cuánto dinero del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) queda sin ejecutar que se pueda dedicar a mitigar la crisis? ¿Hay posibilidad de aumentar la consignación del FEMP si es necesario?

-Esta cantidad varía de un país a otro. Cada Estado miembro es responsable de gestionar los recursos financieros de su programa operativo. No obstante, la mayoría de los Estados miembros disponen de fondos considerables en los presupuestos actuales, en torno a 2 200 millones de euros en total.

-Para acceder a las ayudas, ¿cómo deberán justificar pescadores y acuicultores la fuerza mayor? ¿Por cuestiones sanitarias o de mercado?

-Hemos de estudiar detenidamente todos los casos en los que las empresas de los sectores de la pesca y la acuicultura no puedan funcionar, o vean reducida su actividad de manera significativa, como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Estos casos pueden estar relacionados con las circunstancias del mercado o, por ejemplo, con la escasez de personal debido a las medidas de cuarentena o confinamiento. No obstante, trabajamos siguiendo el principio de «gestión compartida»; es decir, son los Estados miembros de la UE quienes determinan las condiciones para acceder a la ayuda financiera.

-¿Deben considerarse los productos del marisqueo, las almejas o los percebes, como de primera necesidad para no incluirlos en los sectores que deben parar y compensarlos por las pérdidas?

-La Comisión es consciente de la presión a la que está sometido el sector, y esto nos preocupa. Por ello hemos adoptado el paquete de ayudas ya mencionado, cuyas medidas favorecerán más a los acuicultores. España representa más del 20 % de la producción acuícola total de la UE. El sector desempeña un papel fundamental en la economía española y en la cadena de suministro de alimentos. La producción sostenible de alimentos es esencial en estos tiempos de crisis y ha de mantenerse, siempre que se respeten las medidas adoptadas para gestionar la crisis. El alcance de estas medidas para impedir la propagación del virus ha de decidirlo cada Estado miembro de la UE.

-¿Cómo se evitará ahora el desabastecimiento del mercado? ¿Es consciente de que la capacidad de refrigeración de los países es limitada y de que tal vez no baste para el  almacenamiento necesario? El mecanismo de retirada de productos compete a los Estados, que establecerán los precios, ¿los monitorizará la Comisión Europea para evitar desigualdades?

-Como ya he dicho, las perturbaciones repentinas en las actividades de pesca y acuicultura se han debido, en primer lugar, a una disminución de la demanda. Hemos creado un mecanismo de almacenamiento de los productos de la pesca y la acuicultura destinados al consumo humano con la finalidad de absorber el exceso de oferta, fomentar una mayor estabilidad del mercado y evitar el desperdicio de productos. El mecanismo de almacenamiento, que no es un mecanismo de retirada, será gestionado directamente por las organizaciones de productores, que tienen el mandato de adaptar las actividades de sus miembros a la evolución del mercado a través de sus planes de producción y comercialización. Esto contribuirá a evitar la saturación de las instalaciones de almacenamiento, que haría imposible su gestión. Los Estados miembros tienen la responsabilidad de fijar los precios de activación, en consulta con las organizaciones de productores. Para evitar distorsiones del mercado, deben tener en consideración los criterios obligatorios para el establecimiento de los precios de activación mencionados en el reglamento de la Organización Común de Mercados (OCM).

-¿Qué quiere decir cuando aconseja emplear las mismas técnicas de conservación para especies similares para garantizar la competencia leal entre productores?

-Históricamente, el mecanismo de ayuda al almacenamiento se concibió para los pescadores y no para los acuicultores, porque las actividades pesqueras son mucho más imprevisibles. El contexto específico de la crisis del coronavirus ha exigido ampliar la ayuda al almacenamiento a las organizaciones de productores acuícolas y, para tener en cuenta este cambio, se ha adaptado la lista de especies subvencionables enumeradas en el Reglamento de la OCM.

«La producción de alimentos es esencial en estos tiempos de crisis y ha de mantenerse» Sin embargo, una diferencia fundamental entre los peces de aleta procedentes de la pesca y de la acuicultura es que los productos acuícolas están vivos, a diferencia del pescado desembarcado. Para evitar que la ayuda al almacenamiento pueda financiar el almacenamiento de animales vivos por los acuicultores, consideramos necesario garantizar que se dispone de las mismas técnicas de conservación para especies similares, de modo que todos los productores se encuentren en igualdad de condiciones.

-¿Prevé cierres de empresas que no puedan superar la crisis?

-Todas las medidas que hemos adoptado hasta el momento pretenden evitar este escenario. Sin embargo, dada la gravedad e imprevisibilidad de esta crisis, no podemos excluir esa posibilidad. Pero estamos haciendo todo lo posible, en contacto permanente con el sector y con los Gobiernos, para asegurarnos de que nuestras medidas surtan el efecto esperado en el sector.

-Ahora que el Brexit parece haber pasado a un segundo plano, ¿en qué situación queda la flota con pabellón del Reino Unido y capital de armadores de Estados miembros? ¿Podrá beneficiarse de los fondos?

-De conformidad con el acuerdo de retirada del Reino Unido, los programas de la UE comprometidos con arreglo al marco financiero plurianual para el período 2014-2020 «se ejecutarán en el 2019 y el 2020 en lo que respecta al Reino Unido sobre la base del derecho de la Unión aplicable». Además, en virtud del acuerdo de retirada, se aplican al Reino Unido las mismas normas que a todos los Estados miembros de la UE hasta la finalización de dichos programas. En la práctica, esto significa que el Reino Unido se considera un Estado miembro a efectos de la ejecución de los programas de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), uno de los cuales es el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca. Los beneficiarios podrán seguir acogiéndose a esos programas hasta su finalización, en las condiciones establecidas y dentro del presupuesto disponible en los Estados miembros. Esto también se aplica a las medidas que esperamos que los Estados miembros adopten como parte de la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus propuesta por la Comisión Europea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Virginijus Sinkevicius: «Trabajamos para evitar el cierre de empresas, pero no se puede descartar»