La industria de la conserva se entrega al tirón comercial de la marca blanca

El sector crece en ventas, por valor de 1.674 millones, y crea un 6,6 % más de empleo


vigo / la voz

La industria de la conserva mantiene el pulso en el mercado, y lo hace fuertemente enganchada al tirón comercial de la gran distribución. El sector (63 empresas en España, el 60 % de ellas gallegas) presume de ventas, con 1.674 millones facturados en el 2019. Un 1 % más que la patronal conservera de productos del mar Anfaco-Cecopesca considera que no está nada mal. Del esa suma, el 75 % del negocio procede de la distribución en los lineales de los supermercados con marca blanca, y el 25 % con enseña propia, con especial crecimiento de los productos y presentaciones gourmet.

En general, el 2019 fue un buen año, según el balance anual presentado ayer por el secretario general de Anfaco, Juan Manuel Vieites: el ejercicio se cerró con 10.900 millones de euros en total (incluyendo, además de conservas, bacalao, otros productos conservados, harinas, aceites, envases o embalajes).

Aunque el mejor dato del 2019 es el del empleo, que alcanzó los 26.000 puestos de trabajo directos, la mayoría de ellos ocupados por mujeres. El 60 % de esta masa laboral está empleada en Galicia, en donde el número de efectivos se incrementó un 6,6 %, que Vieites situó fundamentalmente en la comarca de O Barbanza, y que es el porcentaje de crecimiento del empleo más elevado en la última década.

«El sector gozó de estabilidad el pasado año», afirmó el secretario general de Anfaco, que calificó de «discreto» el incremento del 0,3 % registrado en el valor de los productos, y apuntó un descenso «también muy ligero» del 0,4 % en el volumen de producción.

Exportaciones estancadas

Las exportaciones de conservas crecieron poco tanto en volumen (0,6 %) como en valor (0,4 %). Según Vieites, esta «ralentización» del mercado exterior se debe, entre otros factores, al aumento de la competitividad, las dificultades de abastecimiento de algunas especies, la incertidumbre generada por el brexit (el británico ha pasado de ser el cuarto mercado a ser el sexto) o a políticas proteccionistas como las de Estados Unidos.

Por países, los cinco principales destinos de las exportaciones españolas de conservas y preparados de pescado y marisco en el 2019 fueron: Italia, Francia, Portugal, Países Bajos y Alemania, destacando el crecimiento en volumen de las ventas en Francia (12 %) y Portugal (15 %).

Por tipo de especie, el atún sigue siendo el principal producto del sector, con una producción en el 2019 de más de 226.000 toneladas (un 1 % más) y un valor de más de 850 millones de euros (un 0,2% más), seguido de la sardina y la sardinilla, con una producción de casi 23.500 toneladas y un valor de 100 millones de euros.

El portavoz de la patronal de la conserva planteó como retos del sector la innovación en los productos y la modernización de los sistemas de producción, con una mayor robotización de los procesos. El sector apuesta por la economía circular «para convertir residuos en recursos» y por la diferenciación, con la calidad y la salud como bandera.

La ministra Ribera se compromete a consensuar con el sector una nueva Ley de Costas

El Gobierno ha retirado el borrador de la Ley de Costas que amenazaba con expulsar a 10 empresas gallegas (7 instalaciones industriales y 3 acuícolas) de su actual ubicación, al negarles el uso del dominio público marítimo-terrestre. Así lo ha explicado el secretario general de Anfaco Cecopesca, Juan Manuel Vieites, que avanzó que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha comprometido a consensuar la nueva reglamentación con el sector conservero. «El Gobierno es consciente de que el sector tiene que estar donde tiene que estar, y que tiene que tener sus plantas al lado del mar, y que lo que interesa es que las empresas que cumplen la norma sigan trabajando», afirmó.

En referencia al conflicto por el uso de la denominación «Galicia» en las conservas de mejillones, Vieites explicó que la denominación de origen protegido (DOP) se circunscribe al producto fresco. «Hay que esperar a que el TSXG resuelva el fondo del asunto. Cualquier medida debe garantizar que no se distorsione el mercado», dijo.

Respecto a la polémica por la actividad de contenedores en los muelles de A Pobra y Ribeira, criticada por el sector conservero al entender que se pone en riesgo la descarga de atún a granel, Vieites aseguró que «tanto la Xunta como la propia empresa concesionaria [de la actividad de contenedores] saben lo que está en juego». Y añadió: «El problema «está en vías de solución».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La industria de la conserva se entrega al tirón comercial de la marca blanca