Las altas de barcos de recreo crecen en Galicia un 4,7 % frente al 9,6 de España

La vela va viento en popa y acapara casi la mitad de las matriculaciones del 2019


redacción / la voz

Por más que el calentamiento global y el cambio climático hayan alentado la idea de que Galicia se está ganando el apelativo de «Galifornia», aún no lo ha hecho tanto como para poner la náutica de recreo al orden del día. La afición a la navegación recreativa sigue rezagada en esta esquina noroccidental de España, en comparación con el apego, rayando la pasión, que demuestra la población de territorios como Cataluña, Andalucía y, en especial, las islas Baleares, que siguen a la cabeza en volumen de matriculaciones de nuevas embarcaciones.

Mientras a nivel estatal las altas de yates, veleros, motos de agua y otros crecen a un ritmo que roza el doble dígito, el 9,67 %, en Galicia, la incorporación de unidades es más comedida. En el 2019, las matriculaciones de embarcaciones de recreo se quedan a la mitad del porcentaje de España: un 4,76 %. A lo largo del año pasado, se incorporaron al censo de Galicia 396 unidades, 18 más que en el 2018. El número de altas ha tenido signo positivo con respecto al año anterior en todas las provincias gallegas, a excepción de Pontevedra, donde han caído un 2,6 % al contabilizarse cinco incorporaciones menos que el año anterior. Las marinas de A Coruña ganaron 19 unidades (11,80 %), en las lucenses amarran 18 más (5,88 %) e, incluso, las matriculadas en Ourense, 12 en total, ganan a las incorporadas el año pasado (33,33 %).

Y todo, a pesar del empeño de Portos de Galicia en potenciar la náutica recreativa a través de la creación de nuevas instalaciones y la mejora de las 23 existentes que gestiona directa o indirectamente. Los 12.576 puntos de amarre que existen en la comunidad suponen apenas un 9,3 % de los 134.725 que hay en España, según datos del último informe anual de puertos deportivos en España, del 2015. 

Alquiler náutico en alza

El año pasado se matricularon en el país 6.080 nuevas embarcaciones de recreo frente a las 5.545 del 2018. Y aunque la mayor parte (4.518 unidades) son unidades dedicadas a uso particular, el mercado del alquiler náutico, que se creía en retroceso, recuperó el pulso el año pasado. Con vistas a dedicarlas al chárter se dieron de alta 1.562 embarcaciones de recreo, un 3,58 % más. De esta manera se da por superado el bache del 2018, en el que esta modalidad registró un descenso del 6,5 % con respecto al 2017. Claro que se venía de una etapa dorada con incrementos como el del 2014, cuando el mercado del chárter experimentó un crecimiento del 60 %.

España sigue siendo de barquito chiquitito. De ocho metros como mucho. Lo constata la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (Anen), que en su último análisis de mercado, con datos de la Dirección General de Marina Mercante, resalta que la mayor demanda del mercado náutico español sigue siendo para las embarcaciones menores -de hasta 8 metros de eslora-, que representan el 87,7 % del total de matriculaciones del año pasado. Incluso la mayor parte de los que se dan de alta para dedicarlos al alquiler miden menos de esa eslora (el 84,3 %). El mejor resultado corresponde al segmento de entre 8 y 12 metros, cuyos registros crecieron en el último ejercicio un 41,9 %, seguidas de las embarcaciones hasta 6 metros (+10,4 %) y de las esloras entre 12 y 16 metros ,que crecen también un 3,9 %. Los barcos entre 6 y 8 metros cayeron un 1,3 % y las esloras mayores de 16 metros, también en negativo, bajaron un 8,7 %.

La vela, de moda

Dentro de las embarcaciones de recreo, lo que está de moda es la vela. A esta modalidad corresponde el 30,9 % de las matriculaciones que se hicieron el año pasado. Sigue así la tendencia del año pasado, pues también siguen in las embarcaciones neumáticas plegables —de las que se dieron de alta un 4,3 % más—, las motos de agua (+13,5 %) y los barcos a motor (+9,8 %). En estas tipologías se encuadra casi la mitad de las nuevas unidades (43,2 %).

Por contra, las embarcaciones semirrígidas están en retroceso. El cierre del año no ha hecho más que certificar la tendencia percibida a lo largo de todo el 2019 y el ejercicio cerró con menos zódiacs matriculadas. Y no es que el público se haya cansado de ellas, sino que es consecuencia directa de la entrada en vigor del real decreto ley aprobado a finales del 2018 que dicta medidas de lucha contra el tráfico ilícito de personas y mercancías en relación con las embarcaciones utilizadas. En vista de que estas lanchas semirrígidas son el vehículo preferido de las mafias que trafican con droga o personas, el Gobierno impuso «requisitos administrativos adicionales», como es la exigencia de incluir la embarcación en un registro especial, explica Carlos Sanlorenzo, secretario general de Anen. Pero, a su juicio, el mayor daño ha sido «la estigmatización» de un producto esencial para este sector, no en vano es la elegida por las familias para su iniciación en la náutica.

Las motos de agua, que también han crecido, son las preferidas para el mercado de chárter naútico (son un 40 % de las altas), mientras que los barcos a motor, que representan el 33,8 %, han sido son los más demandados en España para alquilar.

C. Sanlorenzo: «En el norte, el sector aún está en un momento complicado»

 

El sector náutico certificó a finales del 2013 la defunción de la crisis. Pero esa historia de superación no es homogénea. Tiene importantes lagunas territoriales.

 -¿Es un buen momento?

-Hay diferencias por áreas geográficas. En el norte todavía estamos en un momento complicado, no ha pasado el bache del 2013. Es cierto que han mejorado los datos, pero aún no se han recuperado del todo los niveles de hace años. -¿Será por el clima, que no anima a salir al mar?

-No creo. Antes había el mismo clima o peor. Habría que analizar los motivos exactos por los que la náutica no acaba de despertar y la recuperación es todavía muy tenue. Está mejor que hace cuatro años, pero no alcanza el punto de mejoría del Levante, el Mediterráneo o Andalucía. Se ha vendido más, pero aún queda un largo recorrido y estudiar aquellos elementos positivos en los que incidir para potenciar la náutica.

-¿A través del chárter, quizá?

-Es una asignatura pendiente que está bastante avanzada en el resto del país. Se tiende a ese tipo de consumo que cambia la economía de propiedad por la del uso.

-La vela crece. ¿Puede ser esta la puerta de entrada a la náutica, ahora que se ha cerrado la de las embarcaciones semirrígidas?

-Es un perfil distinto al del motor, más fiel, que sabe lo que busca y lo que quiere. Es un cliente más estático, que le gusta el mar, más romántico o pasional. Sabe lo que la vela conlleva, más esfuerzo, no tiene la comodidad del motor. Este es un cliente más impulsivo. Si al de la vela se nota que le gusta y es más exigente, el del motor es más primitivo.

-¿Qué negociaciones tiene Anen con el Gobierno para tratar de lavar la imagen de las zódiac?

-De momento ninguna. No hemos hablado todavía. Queremos propiciar una solución al daño que se le ha causado a su imagen por la incompetencia de la Administración. Que vean claramente que las medidas correctoras no han solucionado el problema y, sin embargo, han causado un daño colateral al sector náutico. Sobre todo, al segmento de iniciación. Pagan unos por otros. Me gustaría saber cuántos contrabandistas han ido a registrar su lancha. Sí sé que se ha hecho daño al sector y a la industria, con caída de ventas, matrículas y también de fabricación.

Uno de cada tres barcos de recreo es multado por incumplir la ley

a. Gerpe

La Guardia Civil del Mar ha controlado 65 naves en las rías de Arousa y Muros-Noia

La llegada de embarcaciones de recreo al litoral barbanzano es cada vez más habitual, en muchos casos procedentes de otros países de Europa, generalmente Francia, Holanda o Gran Bretaña. Los datos sobre tránsitos marítimos que periódicamente recaba Portos confirman este auge, como también lo hacen desde los clubes de la comarca. Parece existir un creciente interés por la náutica deportiva y, ante este incremento de naves que surcan las aguas, la Guardia Civil del Mar también ha intensificado los controles. Según los datos aportados, una de cada tres embarcaciones inspeccionadas en las rías de Arousa y Muros-Noia en lo que va de año fueron sancionadas.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las altas de barcos de recreo crecen en Galicia un 4,7 % frente al 9,6 de España