El LinkedIn para mujeres que buscan barco

Fundamar lanzará una plataforma para fomentar la empleabilidad a bordo de las tituladas en pesca


redacción / la voz

Que si es difícil conciliar, que si los barcos no están adaptados, que si falta de una política específica de riesgos laborales... Nada de eso. Si hoy en día no hay más mujeres a bordo de los barcos -de bajura, altura o gran altura- es por «falta de oportunidades». Así de claro. Puede que no disponer de una ducha particular o tener que atender una familia sean barreras de acceso al empleo pesquero estructurales, pero «no son las que identifican las afectadas», dice María Caldeiro, gerente de Fundamar, la Fundación para la Pesca y Marisqueo constituida por la Cooperativa de Armadores de Vigo (Arvi) y los sindicatos. Si no figuran en el rol de un barco de pesca es porque no las contratan. Así de simple.

Fomentar la empleabilidad de mujeres a bordo y la contratación de mujeres sigue siendo el objetivo del proyecto Redmar, una iniciativa pionera que Fundamar puso en marcha en el 2013 para normalizar la presencia de mano de obra femenina en los barcos, con toda la tarea de promoción de igualdad de oportunidades entre géneros que eso conlleva.

En esta tercera edición, el objetivo sigue siendo el mismo: embarcar a cuantas más mujeres con titulación en pesca, mejor. O al menos facilitar que las que quieran trabajar en aquello para lo que se han formado tengan la oportunidad de hacerlo. ¿Cómo? Poniendo a las postulantes en contacto con las compañías empleadoras.

Canal novedoso

Nada extraordinario, pero la novedad está en el canal que se utilizará para tratar de hacer encajar oferta y demanda. Y es que Fundamar pondrá en marcha la primera plataforma de empleo para mujeres tituladas en pesca, casas armadoras y otras entidades del sector pesquero. Es como «un LinkedIn del mar», resume María Caldeiro, que resalta que no se trata de una agencia de colocación, ni de ninguna ETT, ni pretende sustituir a los servicios de empleo públicos. Es simplemente una herramienta de difusión de ofertas de empleo y perfiles profesionales. «Los armadores tendrán acceso a los currículos de las mujeres que quieran trabajar en la pesca y, al mismo tiempo, un tablón para exponer los puestos de trabajo vacantes», explica la gerente de Fundamar.

En este sentido, la plataforma tendrá distintos niveles de privacidad. El armador que se dé de alta en la red podrá tanto colgar su oferta como tener acceso a los perfiles de las demandantes de empleo y gestionar después la entrevista de trabajo.

Que hay ofertas de empleo se da por descontado. A nadie se le escapa el problema de falta de relevo generacional que hay en el sector, una falta de mano de obra generalizada que se agudiza cuando lo que se persigue es contratar a un titulado. ¿Y mujeres dispuestas a embarcar? También por descontado.

La prueba está en que Fundamar colgó el viernes en las redes sociales del proyecto Redmar la oferta de empleo «buscando mujeres tituladas en formación marítimo-pesquera (marineras, marineras-cocineras, patronas de altura, de litoral, oficiales de máquinas...)»... Y el lunes pasado tenía ya en sus manos 17 currículos. Cierto que «hay que depurarlos, porque algunos que nos llegan son de biólogas interesadas en trabajar como observadoras» y no de tituladas náutico-pesqueras. Pero si bien no tienen encaje en ese LinkedIn, «se canalizan a través de la cooperativa hacia aquellas empresas que están buscando biólogos para sus barcos».

Cara B

Como esta ya es la tercera edición, los promotores del proyecto Redmar han tenido oportunidad de detectar que en las escuelas náutico-pesqueras no disponen de formación específica sobre igualdad. Y en esta ocasión se pretende cubrir esa laguna, «ofreciendo tanto al profesorado como al alumnado instrucciones en materia de igualdad, como el empleo de lenguaje no sexista y la superación de roles de género, pues tradicionalmente se orienta a la mujer hacia otras ramas que no son la pesca.

De esta manera, Fundamar llevará a las protagonistas de ediciones anteriores, una patrona de pesca y una oficial de puente, que ahora estudian para capitanas en sus respectivas áreas a tres escuelas náutico-pesqueras a que den testimonio de su experiencia a bordo para contribuir a cambiar el rol de género ya en las mismas aulas.

¿Y en la empresa? Ahí ya hay de todo, pero a juicio de Caldeiro se está en el momento ideal para la normalización de la mujer a bordo de barcos pesqueros, dada la necesidad de mano de obra. Además, en las casas armadoras ya está al mando una segunda generación que ha superado clichés de género , ha dejado atrás supersticiones absurdas y muestra más disposición a contratar a mujeres. Otras «ya no tanto», admite la gerente de Fundamar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El LinkedIn para mujeres que buscan barco