La dirección de Isidro 1952 pacta su venta a un empresario gallego

Se trata de Carlos García Martín, que ya había mostrado interés por Sanbrandan, operación de la que no se ha vuelto a saber


redacción

La dirección de Isidro 1952 ha pactado con el empresario gallego Carlos García Martín la venta de la compañía elaboradora de transformados de productos del mar y de acuicultura. Según García Martín, la operación se cerró a la una de la tarde de ayer. Aunque no quiso entrar en las cifras de la transacción, señaló que va a hacer una inyección de capital y una auditoría para estudiar la estructura financiera de la firma. Indicó que la operación afecta a toda la empresa, tanto a la planta de elaboración de sushi y de platos preparados como a la división de acuicultura. Precisamente ayer estaba fijada una reunión con la Consellería de Mar por parte de la dirección de Isidro 1952, que fue «aplazada a petición de la empresa», explicaron desde la Xunta.

Fuentes de la compañía -sucesora de la antigua mayorista de pescados Isidro de la Cal- confirmaron la venta de la empresa, así como que se ha presentado concurso de acreedores y que el ERE sigue en vigor. No quisieron, sin embargo, entrar en más detalles. Esas mismas fuentes señalaron que el empresario ya se ha reunido con parte de los trabajadores para trasladarles sus intenciones.

Y mejores no pueden ser. García Martín asegura ser consciente del fuerte endeudamiento que atenaza a Isidro 1952, pero cree que la operación puede salir bien y «merece la pena intentarlo». En este sentido, aseguró que va a tratar de paralizar el ERE que ahora está en negociación, pues pretende contar con los 223 trabajadores que componen la plantilla.

El empresario, propietario de Óptica Galega y de la firma de rotulación Feca-Neon, dice que apostó por la compañía de Cambre para evitar que cayese en manos de los fondos que habían puesto sus ojos en una empresa rentable aunque fuertemente endeudada. Evitar que otra empresa del tejido productivo gallego quedase en manos de especulares fue lo que acabó de decidir al empresario.

García Martín había mostrado también su interés por adquirir la panificadora Sanbrandan en una operación de la que nada se ha vuelto a saber.

La CIG, sindicato mayoritario en Isidro 1952, emitió ayer un comunicado explicando que la dirección les había informado de la venta de los seis centros de trabajo a un grupo empresarial y que, por tanto, procedía «a retirada do ERE de extinción e da modificación substancial das condicións laborais e salariais». Olga Rodríguez, presidenta del comité, explicó que Pablo Gascó le comunicó por teléfono que «a nova propiedade tamén ten intención de reunirse co comité ao longo da próxima semana».

Rodríguez adelantó que pedirán un plan de viabilidad para garantizar los puestos de trabajo. También aludió a que son muchas las incógnitas por resolver, aunque «a retirada do ERE e que haxa un comprador supón un paso adiante para saír da incerteza na que está sumido o persoal dende hai meses», algo que no sería posible «sen a presión e a mobilización do persoal, que en todo momento amosou a súa disposición a loitar polos seus empregos e os seus dereitos».

El comité insta a la Xunta «a participar e tutelar este proceso de cambio para que se dea coas máximas garantías, tendo en conta as complexas circunstancias de Isidro 1952».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La dirección de Isidro 1952 pacta su venta a un empresario gallego