La Xunta no aprecia mortalidad de besugos en los criaderos de Isidro 1952

La plantilla denuncia que la firma lleva meses sin suministrarles comida


cambre / la voz

La Consellería do Mar tiene ya el informe del estado de los criaderos de besugo que Isidro 1952 tiene en Lorbé, donde se concentra la producción de esta especie, un cultivo único a nivel mundial. Asegura que hay mucho animal vivo en las jaulas. Además, contrariamente a lo denunciado por la plantilla de la empresa, que alertaba de que los animales llevaban tres meses sin ser alimentados y los que morían servían de alimento al resto, desde la Xunta indican que en las dos inspecciones realizadas -el 31 de diciembre y el 8 de enero-, han constatado la ausencia de mortalidad, no se han visto restos de animales muertos en las jaulas, ni se aprecian signos de canibalismo entre los ejemplares presentes.

La inspección de esta semana se realizó con una cámara subacuática para poder apreciar cómo estaban las jaulas y desde la consellería indican que no se apreciaron ejemplares muertos ni en la superficie, ni en el fondo.

Movilidad normal

El informe de la consellería recoge que no se detectó infracción del bienestar animal y que la movilidad de los besugos era normal. Lo único extraño es que no encontraron pescado en dos jaulas, pero la propia plantilla reconoce que son de las que se ha retirado producto para la comercialización.

;
Besugos de una de las jaulas que tiene Isidro 1952 en Lorbé -

 Los trabajadores que atienden las 33 jaulas instaladas en la ría en Lorbé insisten en que los animales no han tenido aportación externa de alimento en el último trimestre y que, a excepción de un pequeño período en el que sí se les suministró comida, antes ya habían estado otros tres meses sin recibir suministro alimenticio.

«No son recuperables para la venta aunque se comenzasen a alimentar ahora», indica un trabajador que atiende las jaulas y que señala que los ejemplares no han alcanzado aún la talla de comercialización.

La presidenta del comité de empresa, Olga Rodríguez, de la CIG, señaló que tuvieron conocimiento de estos hechos el 23 de diciembre y alertaron a la Xunta de la situación, tras lo que se realizaron las inspecciones. «Deixaron morrer os peixes porque non lles deron de comer. Desde xuño do ano pasado as troitas comeron 7 veces e mataron toda a produción; e dende o 2018 gastaron 100.000 euros para matar agora os alevíns en decembro», comentó reconociendo que lo que se mantiene vivo aún son las remesas de rodaballo y besugo.

La plantilla de los criaderos de Lorbé, que cifra en 1,2 millones los ejemplares que se crían en la ría, están con las embarcaciones amarradas ante la falta de trabajo, ya que no tienen con qué alimentar a los besugos. En el caso de los criaderos, de los 35 trabajadores que los atienden actualmente, quedaría uno por planta.

Desde el comité de empresa se cuestiona que la dirección haya priorizado en los últimos días la compra de pescado y arroz, mientras se les adeuda mes y medio de salario a la plantilla.

La empresa Isidro 1952 rechazó ayer pronunciarse sobre el conflicto laboral y el estado de la firma, a la espera de que el día 23 finalice el proceso negociador con el comité de empresa.

Una deuda de 78 millones y un preconcurso de acreedores que se cierra el domingo

La plantilla de Isidro 1952 inició ayer una huelga indefinida como medida de protesta contra un ERE que califican de fraudulento y que pretende adelgazar la plantilla de 225 a 82 trabajadores, que además continuarían en peores condiciones laborales. Según relató la presidenta del comité, denunciarán el ERE por falaz, ya que la empresa incluye entre los despedidos a trabajadores temporales, retirados e incluso plantilla que no es de la firma. «As contas non están claras, pero dinnos que está en quebra», explicó Olga Rodríguez, que cifró la deuda de la firma en 78 millones. «O xefe díxonnos que había fondos que querían comprar, pero o 12 de setembro presentaron un preconcurso de acredores», indicó, apuntando que estima que están negociando y lo que quieren es adelgazar la empresa antes. Sin embargo, según los plazos establecidos, este domingo la gestión ya sería concursal, al expirar el plazo.

Mala gestión

Para el comité, que tiene previsto tener un nuevo encuentro con responsables de la Xunta para solicitar su ayuda, no sería viable sostener la empresa con la plantilla que pretenden y anuncian que denunciarán el ERE en cuanto lo presenten, tras el fin de las negociaciones el día 23. La plantilla vincula la situación de la empresa a una mala gestión y critica que los directivos se subieron el sueldo hace dos años más de un 100 % y el pasado ejercicio se repartieron 800.000 euros entre tres cargos, según Rodríguez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La Xunta no aprecia mortalidad de besugos en los criaderos de Isidro 1952