El xeito exige más xouba para no tener que volver a comprar cupo en Cádiz

Insiste en que se la deje al margen de las cuotas por la escasa incidencia en el «stock»


redacción / la voz

En todas las ocasiones que se puso sobre la mesa el debate acerca de las cuotas individuales transferibles (ITQ) -cantidad de una determinada especie que se otorga a un barco y que puede intercambiar, comprar o vender-, siempre se partió de la premisa de que la flota artesanal quedaría al margen. Pero esos buenos propósitos se truncaron el año pasado y una pesquería tan de bajura como el xeito, como anteriormente se vio obligada a hacer el cerco, ha tenido que recurrir a las compras de cuota en el sur de la zona IXa -que va de Fisterra al golfo de Cádiz- para poder seguir trabajando. Un mercadeo que no ha sentado nada bien a los profesionales e incluso ha abierto un cisma entre quienes han tirado de chequera y los que se han negado a «comprar auga para pescar», explica un xeiteiro de Rianxo que rechazó entrar en las operaciones.

No solo fueron los rianxeiros los que negociaron adquisiciones de toneladas de sardina con los armadores del golfo de Cádiz, que a diferencia de los gallegos, tienen repartidos cupos por embarcación. También profesionales de otros puertos arousanos y de Redondela recurrieron a este sistema para ampliar la duración de una pesquería que hubo que cerrar en agosto porque se consumió la cuota asignada.

¿Cuántos compraron? «Máis dos que deberían», señala Miguel Ángel Iglesias, patrón mayor de Rianxo, que recuerda que el problema ya se expuso en la mesa de seguimiento del plan de gestión de la sardina con arte del xeito. «Xa se dixo que hai que darlle máis cota» a las embarcaciones que faenan con este aparejo artesanal. Primero porque es ya el segundo año que estos profesionales no son capaces de realizar la pesquería durante todo el año y, segundo, porque es un verdadero peligro el recurso a la compra de cuota. «Se está franqueando a entrada ás grandes superficies ou a calquera empresa que compre os papeis dun barco e se faga coa produción», expone Iglesias. Eso, al margen de que no es comprensible que «a nós nos estén limitando a captura de sardiña e xouba en Galicia porque din que o stock está mal, pero resulta que se compro cupo no golfo de Cádiz xa non está tan mal e si que a podo pescar».

Y lo peor de todo es que «algún saíu perdendo» en la operación, según manifiesta Miguel Iglesias. Al parecer, hubo profesionales que pagaron 1,5 euros el kilo de cuota de sardina cuando en lonja vendió el producto que capturó a 1,20.

A juicio del patrón mayor de Rianxo, lo más lógico sería dejar a la pesca artesanal al margen de las cuotas, puesto que «as toneladas que collemos son unha cantidade ridícula que non ten influencia na situación biolóxica da especie». En este sentido, hace hincapié en que apenas reciben el 2,57 % de la cuota cuando son 427 embarcaciones las que tienen en su pérmex (permiso de explotación), aunque solo despachen con ese arte poco más de un centenar de embarcaciones.

Cantidad «insuficiente» 

A estas alturas del año, España y Portugal desconocen qué cantidad de sardina podrán pescar este año, dado que Bruselas debe dar el visto bueno al plan conjunto que presentan ambos países para la gestión de la especie. Desde luego, el cerco del país exige que no sea menos de 30.000 toneladas, dado que los últimos informes científicos han constatado una mejoría en el reclutamiento. Pero ese optimismo del sector no ha calado en el Gobierno gallego. O eso es, al menos, lo que podría deducirse de la resolución que ha publicado para aprobar el plan de gestión de la sardina con arte del xeito para este año.

Mediante esa disposición, la Consellería do Mar abre una pesquería que para este tipo de embarcaciones se desarrollará entre el 1 de enero y el 31 de diciembre —cerco, racú y piobardeira solo podían capturar la especie seis meses al año—. Eso sí, por el momento se habilita solo la cuota para el primer trimestre, que será de 4 toneladas. Son 1.000 kilos menos de los que habilitó el año pasado para iniciar la temporada de la especie. Y para evitar posibles sobrepasamientos, la Xunta también ha limitado el volumen diario de capturas. Hasta nueva orden, los xeiteiros podrán capturar 20 kilos de sardina por tripulante al día, a los que hay que sumar otros 20 por embarcación. Son 10 menos que en la temporada pasada. Una cantidad «insuficiente para que sexa rendible», asegura Iglesias. El año pasado, según la resolución de la Xunta, 109 embarcaciones capturaron 119 toneladas de sardina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El xeito exige más xouba para no tener que volver a comprar cupo en Cádiz