El percebe alcanza los 303 euros en la lonja de A Coruña y los 400 en la plaza

La necesidad de los exportadores de hacerse con producto disparó las cotizaciones


redacción / la voz

Caros, no. «Carísimos, carísimos, carísimos». Israel Martínez, subastador de Paco Moinelo, aún estaba sorprendido del precio al que había vendido los escasos cien kilos de percebe que ayer puso a la venta en la subasta del Muro de A Coruña. El más caro alcanzó los 303 euros. «Pero hubo cajas, también de 240, de 160... Era muy bueno». Eso sí, gallego, ninguno. Básicamente de Asturias y Cantabria. Los últimos con sello gallego se comercializaron el sábado. Y tampoco se pagaron mal, pues, a pesar de haber más cantidad, el de Corme llegó a los 285 euros.

«Aquí en Galicia hubo percebeiros que pidieron trabajar el sábado, pero al final no pudieron ir por el mal tiempo», explica. Sí faenaron los profesionales en la costa asturiana y en la cántabra, que fueron precisamente los que surtieron la subasta de Lonja de La Coruña. Martínez explica que ese producto «fue en su mayoría a la exportación o a restaurantes; no llegaron esos percebes a la plaza».

 Puede, pero lo cierto es que el precio del percebe en el mercado no anduvo muy desalineado con los de la lonja. En A Coruña, una atareada Maricarmen Parga contaba al teléfono que ayer mismo los había vendido, en su puesto de la plaza de Lugo, en A Coruña, a 400 euros. Y sí: era gallego, asegura.

Pero el percebe no ha sido lo único que ha alcanzado precios astronómicos en la lonja y el mercado. Israel Martínez vendió camarón a 320 euros el más caro. Después dispensó otros lotes a 180 y 170 el kilo. Centolla, también cara, a 50 euros. Y nécora a 92, «pero muy buena»; la mediana y la pequeña, ya fueron más comedidas: a entre 45-50 la de tamaño considerable y a 25 la más pequeña.

«Es que hizo muchísimo mar», ofrece como explicación el subastador de Paco Moinelo. Eso, y que ayer era el último día que tenían los exportadores para hacerse con producto para satisfacer los encargos, apunta Nacho Iglesias, jefe de sala de Lonja de La Coruña. «Se lanzaron de cabeza a lo poco que había», explica. De ahí que percebe, camarón y nécora alcanzasen semejantes cotizaciones y que la lubina se vendiese a 50 euros y la merluza se situase en los 23,50 euros el kilo, que en el mercado «con impuestos, no bajaría de 30». Eso sí, «buenísima». Del pincho de Gran Sol y con una semana de trabajo: «Casi saltando estaban». Llegaron 20.000 kilos, una cantidad considerable para ser un lunes.

Lo que se subaste hoy, lo alijado después del paso de Fabien, será más para el mercado «de cercanía», apunta Iglesias. Eso sí, no espera que el precio de los productos baje. Más bien al contrario, dado que las placeras ya tienen sus encargos para hoy, «van a tiro fijo y van a tener que conseguir el material sí o sí». Es decir, que están obligadas a pujar por el material que llegue.

Si lo de A Coruña es sorprendente, no es para menos lo de A Illa, donde la almeja babosa se vendió ayer a 36 euros en lonja. O los 72 de máximo que alcanzó la fina en Cambados (la media fue de 34 euros).

Si en A Coruña la merluza fue cara, qué no decir de las cotizaciones de la capital de la especie: A Mariña. En Burela, el kilo llegó a un máximo de 29,40; más comedida en Celeiro: 28 euros.

La merluza rozó los 30 euros en la lonja de Burela, mientras que en Celeiro se pagó a 28

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El percebe alcanza los 303 euros en la lonja de A Coruña y los 400 en la plaza